El peligro de los anabolizantes

    El peligro de los anabolizantes © Depositphotos.com/Dario Lo Presti

    Un día te planteas empezar a hacer deporte y la impaciencia por tener “un cuerpo 10” se apodera de ti. De repente, ves en la pastilla milagro” la posibilidad de aumentar tu masa muscular sin sudar excesivamente la camiseta.

    Antes de tomar una decisión, echa un ojo a este artículo sobre los efectos secundarios de los anabolizantes y el grave peligro para tu vida que conllevan.

    El peligro de los anabolizantes

    ¿Qué son los esteroides anabólicos?

    Los esteroides anabólicos son drogas como la testosterona o sustancias que funcionan como ella.

    Los médicos los recetan para tratar problemas como el retraso en la pubertad y otros problemas médicos que causan que el cuerpo produzca cantidades muy bajas de testosterona.

    Los esteroides hacen que los músculos crezcan y los huesos ganen en fuerza. También pueden provocar  la pubertad y ayudar a que los niños con trastornos de crecimiento crezcan con normalidad.

    Algunas personas toman suplementos dietéticos “legales” que tienen ciertas hormonas también producidas por el cuerpo humano.

    Los esteroides anabólicos pueden tomarse como una píldora, una inyección en un músculo o en forma de gel o crema que se frota sobre la piel.

    ¿Qué problemas contraes si abusas de los esteroides anabólicos?

    Los esteroides anabólicos pueden causar efectos secundarios graves. Algunos de estos efectos pueden ser permanentes:

    Consecuencias en los hombres:

    - Disfunción eréctil, impotencia.

    - Atrofia testicular, reducción del número de espermatozoides con la consecuente infertilidad.

    - Ginecomastia (aumento de los senos).

    - Los anabolizantes son un factor de riesgo para el sistema cardiovascular y el aumento de la presión arterial y de las lipoproteínas LDL.

    - Cambios estructurales en el corazón y accidentes cerebro-vasculares.

    - Disminución de la función excretora del hígado.

    - Cáncer de hígado.

    - Piel grasa, acné e incluso infecciones graves de piel si la droga está contaminada con bacterias.

    - Pérdida de cabello.

    - En el caso de los adolescentes pueden detener el crecimiento óseo, imposibilitando así que alcancen una estatura adulta.

    - Cambios bruscos de humor, irritabilidad, rabia, manías, falsos delirios.

    - Al dejar el tratamiento aparece un fuerte síndrome de abstinencia que incluye cambios de humor, excesivo cansancio y pérdida de apetito.

    En las mujeres están descritos los siguientes síntomas:

    - Aumento de pelo en el cuerpo y piel áspera.

    - Disminución del tamaño del pecho.

    - Agravamiento de la voz.

    Si después de leer todo esto aún te quedan ganas de dejar tu salud en manos de esta sustancia, deberías acudir a tu médico de cabecera para realizarte un completo examen físico, además de analíticas de sangre y de orina.

    Los médicos pueden recetar medicamentos para hacer frente a los síntomas de abstinencia.

    Por tanto, no seas “cabeza loca” y apuesta por una buena alimentación tal y como te recomendamos en el artículo Top 10 alimentos para mejorar el tono muscular.

    También puedes ponerte en manos de un buen entrenador personal; en EPDH podemos ayudarte a ello.

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     
    Go to top