¿Estirar o no estirar? Cuestionando los estiramientos

    ¿Estirar o no estirar? Cuestionando los estiramientos © Depositphotos.com/Nejron

    Los estiramientos son una costumbre cada vez más cuestionada entre los expertos del ejercicio físico, pero ¿quién no estira cuando siente cierta tirantez con la intención de relajar la musculatura? ¿Es ésta la única y/o mejor herramienta para reducir la tensión muscular?

    Atiende a los siguientes planteamientos y quizás pongas en duda esta práctica tan cimentada entre la sociedad deportiva.

    ¿Estirar o no estirar? Cuestionando los estiramientos

    ¿Nos lesionamos menos cuando estiramos?

    Si buscamos en bases científicas de alto prestigio, sintiéndolo mucho no encontramos ningún estudio de tipo A (estudios con mayor rigor científico a día de hoy) que reafirme nuestro planteamiento.

    Además, se empieza a demostrar que ciertos métodos de estiramiento podrían incluso reducir el rendimiento del deportista, como es el caso de los estiramientos estáticos-pasivos realizados antes de un trabajo de fuerza-explosiva.

    Muchos pensaréis: “sí, muy bien, pero yo cuando estiro siento un alivio increíble”.

    OK, entonces mis preguntas para vosotros son: ¿Es esa relajación permanente? O… ¿cuando vuelves a entrenar aparece de nuevo la misma tirantez en la misma zona muscular?

    Pues ¿no crees que, si ésa fuese la solución, cierto día ese músculo que tantos problemas te está dando no necesitarías estirarlo nunca más?

    Es importante que entendáis que los músculos se sobrecargan principalmente cuando son sometidos a un estímulo demasiado exigente.

    Por tanto, el problema no debería ser si lo estiras más o menos, sino qué es lo que está provocando esa contracción excesiva. Ésta será la clave para solucionar el problema.

    ¿Cuál es el problema entonces?

    Es necesario explicaros que el cuerpo tiene la capacidad de organizar automáticamente los músculos de tal forma que, cuando un músculo se contrae en cualquier acción deportiva, éste envía una señal por vía nerviosa al centro motor para que responda con otra señal que relajará totalmente el músculo antagonista.

    Es posible conseguir así un trabajo óptimo del músculo contraído.

    Esto, que parece tan complicado, se puede observar muy claramente en los siguientes ejemplos: cuando contraigo el bíceps se relaja el tríceps, o cuando contraigo el cuádriceps (flexión de cadera) se relaja el isquio (bíceps femoral).

    El problema lo encontramos cuando un músculo no funciona como debería y por ello no envía la señal deseada al centro motor que producirá automáticamente que se relaje el contrario.

    Esto es lo que sucede la gran mayoría de veces cuando un músculo se sobrecarga, al que llamamos equivocadamente “músculo acortado” (simplemente está contraído y no recibe la señal que esperamos para relajarse).

    La solución más adecuada no parece que sea estirar, sino trabajar el músculo agonista (músculo contrario al contracturado) de forma muy suave para que sea capaz de enviar la orden al contrario de relajarse.

    Ejemplos prácticos para evitar las sobrecargas musculares

    Por ejemplo, si habitualmente sufres una sobrecarga en los gemelos, te recomiendo realizar ejercicios a diario en los que se relaje ese músculo hasta que no se vuelva a sobrecargar más.

    Simplemente sube la punta del pie hacia arriba suavemente y mantén la posición durante unos seis segundos, repitiendo este movimiento seis veces. Esto lo puedes realizar con cualquier parte del cuerpo que suela sobrecargarse.

    Otro ejemplo muy habitual es cuando se sobrecarga excesivamente el isquio o bíceps femoral.

    En este caso deberás extender la rodilla, notando cómo se contrae el cuádriceps y se relaja el isquio. Realiza nuevamente seis repeticiones de seis segundos cada una a una intensidad muy suave.

    Espero que todos estos consejos te den otra herramienta que viene de la filosofía de la cada vez más conocida Activación Muscular para evitar las sobrecargas que tanto nos limitan el rendimiento deportivo.

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Seguir a EL PORTAL DEL HOMBRE

    Buscar en la web

    Go to top