Manuel Fernández Antón

Psicólogo y sexólogo

Hola, mi nombre es Manuel Fernández Antón y este es el espacio en el que encontrarás todos mis artículos sobre la pareja, los hijos y la sexualidad. Espero que te sean de ayuda y que te resulten interesantes.

Aprovecho para animarte a que participes activamente comentando en los artículos todo aquellas dudas o cuestiones que desees.

Puedes contactar conmigo a través de mi página web.

Me encantará comunicarme contigo. Un saludo

RRSS FacebookRRSS TwitterRRSS LinkedinRRSS Google

En las últimas semanas, estamos asistiendo a diferentes intentos de rapto u agresión sexual a menores en diferentes puntos de nuestra geografía.

Como es lógico, ello está despertando el miedo de muchos padres a la vulnerabilidad de sus hijos que se preguntan “¿Sabrán protegerse ante algo así?”

Vivimos en una especie de carrera por ponerle un nombre “patológico” a la conducta humana, pero ¿qué riesgos conlleva esta moda?

Si te mueves con cierta regularidad por el mundo de las redes sociales, es probable que hayas leído artículos que empiezan así: “Si tu hijo hace (o no hace) X, es probable que padezca Z, un trastorno psicológico cada vez más extendido”.

Da la sensación de que hay que encontrarle un nombre clasificatorio a todo comportamiento infantil o adulto que se salga de la norma.

Cada poco tiempo, en algún lugar del mundo, alguien grita “eureka” a los cuatro vientos por creer haber dado con la panacea del deseo sexual. Al poco tiempo el mundo entero termina haciéndose eco del asunto.

Sin embargo, ni las pócimas mágicas ni nada que vaya más allá del sentido común podrá permitir que aflore el amante que todos llevamos dentro.

Los Derechos Sexuales Universales fueron formulados en el XIII Congreso Mundial de Sexología, celebrado en Valencia en 1997.

Dos años más tarde, en el XIV Congreso Mundial de Sexología de Hong-kong, fueron aprobados por la Asociación Mundial de Sexología (WAS).

“Este niño es igual que su padre”, “tiene unos gestos que me recuerdan a mí”, “está claro que es hijo mío”, y así sucesivamente.

Cada uno lo expresa a su manera pero sin lugar a dudas, la imitación es un fenómeno clave del desarrollo infantil.

Página 2 de 17

Lectura recomendada

Go to top