Estefanía Mónaco Gerónimo

Psicóloga

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”

Miguel de Cervantes

Aparte de la Psicología, siempre me ha gustado escribir, y me parece una buena forma de comunicarme.

Con los artículos que escribo intento transmitir a los lectores, de forma clara y sencilla, información útil para el día a día.

Me siento satisfecha sólo con que una persona se interese, reflexione, aprenda o cambie de actitud gracias a algún artículo mío.

No es novedad que hay mucho “copia y pega” en Internet. Huyendo de eso, me comprometo a redactar siempre contenidos nuevos, elaborados en base a mis propios aprendizajes, experiencias y pensamientos. 

De ahí que, probablemente, mi sesgo personal estará plasmado en los artículos que escribo. Si se trata de un punto a favor o en contra, lo decidirá el lector.

Puedes encontrar mis artículos sobre Psicología en los distintos apartados de esta web, concretamente en las áreas de “En Pareja”, “Con Hijos” y “Sexualidad”.

Si deseas proponerme cierta temática, realizar alguna crítica o expresarme tu opinión, puedes escribirme a estefaniamonaco@elportaldelhombre.com, o bien comentar directamente en el apartado “Comentarios” debajo de cada artículo. 

RRSS Facebook   RRSS Twitter   RRSS Google

Gestionar las emociones negativas del desamor: la culpa

 
Una persona que se siente culpable
se convierte en su propio verdugo.

Séneca

 

La culpa es una de las emociones más negativas, ya que nos hace sentir indignos y/o avergonzados. Un sentimiento de culpa cronificado es un enemigo asegurado de nuestra autoestima y nuestro bienestar.

Sin embargo la culpa, como todas las emociones, tiene una utilidad: llevarnos a reconocer que hemos actuado de forma equivocada y que debemos hacer cambios en nuestras actitudes y comportamientos. Lo importante es ser realistas con esa culpa, aprender a perdonarse a uno mismo y/o perdonar a aquellos a quienes culpamos.

Algunas formas de superar la culpa:

1.- Cambia el término de “culpa” por el de “responsabilidad”.

2.- Pide perdón o expresa tu arrepentimiento por algunas de tus acciones, si eso te hace sentir más calmado.

3.- Lleva a cabo las acciones necesarias para reparar los daños (si es que existen) y quedarte con tranquilidad de conciencia.

4.- Elige un símbolo que represente la culpa (una piedra, una rama espinosa…) y carga con él todo el tiempo, sin soltarlo. Cuando creas que ya es suficiente, deshazte de él mediante el ritual que tú desees.

5.- Haz aquellas actividades que te hagan sentir libre y útil, como acciones altruistas de voluntariado.

Seguir leyendo:

Gestionar la ira

Gestionar el resentimiento

Gestionar el miedo

Gestionar la confusión

Gestionar la frustración

Ejercicio para sanar tus emociones negativas

 

Gestionar las emociones negativas del desamor: la ira

 
La ira es como un caballo fogoso; si se le da rienda
suelta, se agota pronto por un exceso de ardor.

William Shakespeare

 

Algunas personas están convencidas de que la ira es absolutamente negativa, así que se empeñan en negarla o reprimirla. Sin embargo, esta idea es errónea. La ira es una emoción igual de válida que las demás, y sólo se vuelve negativa si la expresamos de forma incorrecta, mediante la violencia y el daño (a los demás y/o hacia uno mismo).

La ira reprimida tiende a somatizarse, causando enfermedades, insomnio, ansiedad e incluso depresión. Por eso, lo mejor es reconocerla, aceptarla como propia, enfrentarla y gestionarla.

Algunas formas sanas de desahogar y gestionar la rabia:

1.- Hacer ejercicio físico: bailar, correr, subir y bajar escaleras.

2.- En lugar de agredir verbal o físicamente a los demás, golpea un cojín o patea un balón o un colchón.

3.- Realiza ejercicios de relajación mental, como visualizaciones de paisajes y situaciones agradables.

4.- Acude a un lugar solitario (como el campo) y grita lo más fuerte que puedas. También puedes cantar con todas tus fuerzas. Otra opción es ir a las vías del tren y gritar a su paso, cuando tu voz se disimule con su sonido.

5.- Aprende a respirar profundamente, haciendo que el aire pase por la totalidad de tus pulmones, desde la parte baja a la parte alta, pasando por la parte media.

6.- Permítete un baño relajante, un masaje, tu película favorita…

Seguir leyendo:

- Gestionar la culpa

Gestionar el resentimiento

Gestionar el miedo

Gestionar la confusión

Gestionar la frustración

Ejercicio para sanar tus emociones negativas

 

 

Gestionar las emociones negativas del DESAMOR

El desamor, como es lógico, no viene solo: trae consigo fuertes emociones negativas como la tristeza, el dolor, la ira, la culpa, el resentimiento, el miedo, la confusión y la frustración. Éstas no son emociones que debamos controlar ni evitar. De hecho, ponerles un tapón no es la solución más adecuada, pues de alguna forma tienen que salir al exterior. Pero sí es importante aprender a gestionar este tipo de emociones, sobrellevándolas con inteligencia emocional, para no dejar que se apoderen de nosotros y dañen de forma irreversible nuestra calidad de vida.

 

El dolor es inevitable; el sufrimiento es opcional.
Budha

 

Gestionar la tristeza y el dolor

El dolor, como cualquier otro sentimiento, no se cura evadiéndolo: es necesario darle un espacio para sentirlo. A veces, el dolor que causa un desamor se mezcla con dolores viejos que no se recuerdan conscientemente o cuyo origen se desconoce (dolores de abandonos pasados, de asuntos inconclusos, de heridas no sanadas). Llorar es una forma de desahogo indispensable en el proceso de curar la tristeza. Hay que permitirse llorar cada vez que se desee, todo el tiempo que se quiera, cuantas veces se quiera. En un momento dado, de manera espontánea y natural, ya no tendrás tantas ganas de llorar.

Otras formas de contactar con el dolor y la tristeza:

1.- Escribe poemas o textos acerca de tus emociones y tus pensamientos.

2.- Crea una pintura o realiza cualquier otra actividad relacionada con el arte a través de la cual puedas expresar con libertar tu mundo interior.

3.- Busca el contacto con la naturaleza.

4.- Medita con la finalidad de contactar con lo más profundo de ti mismo.

5. Busca consuelo en tus seres queridos o en tus creencias espirituales.

Seguir leyendo:

- Gestionar la ira

- Gestionar la culpa

- Gestionar el resentimiento

- Gestionar el miedo

- Gestionar la confusión

- Gestionar la frustración

- Ejercicio para sanar tus emociones negativas

 

Hijos adolescentes: ¿Qué tipo de padre eres?

En este artículo hablaremos de una de las etapas más mitificadas de la vida: la adolescencia, el “problema” de muchos padres y el temor de otros tantos.

Exploraremos por qué la adolescencia es un momento complicado para el joven. Pero no sólo nos centraremos en él, sino que también te ayudaremos a identificar qué tipo de padre eres, analizando conductas paternas habituales que resultan contraproducentes en el correcto desarrollo del adolescente.

Infidelidad: Por qué, tipos, consecuencias, soluciones…

¿Tu pareja te ha sido infiel alguna vez? Y tú, ¿has cometido algún tipo de infidelidad a lo largo de tu vida?

Los datos de una encuesta realizada en España en el año 2004 informan de que la infidelidad es la primera causa de divorcio y separación, seguida por la incompatibilidad de caracteres, el desamor y la violencia.

Página 2 de 16

Lectura recomendada

Go to top