Mamen Garrido Ramón

Psicóloga y coach

“Todos tenemos miedo al cambio, hasta que comprendemos que hasta las mariposas lo necesitan para poder volar” 

Hola, soy Mamen Garrido y este es el lugar donde puedes encontrar mis artículos publicados en EPDH sobre desarrollo personal y comunicación eficaz.

En ellos trato temas que incitan a la reflexión y a la toma de conciencia. Solo cuando sabemos lo que nos pasa podemos decidir qué hacer con ello.

Los artículos son el resultado de mi vida, mis experiencias y de aquellas cosas que me pasan y me inspiran a diario, ya que si andamos con los sentidos alerta en cada esquina encontramos un maestro, en cada encuentro un aprendizaje y en cada día una nueva razón para seguir creciendo.

Espero que disfrutes tanto al leerlos como yo al escribirlos. 

Si quieres ponerte en contacto conmigo puedes hacerlo a través de mi web http://www.mamengarrido.com/ o de mis redes sociales.

RRSS FacebookRRSS TwitterRRSS LinkedinRRSS Google

Este artículo nace tras la lectura del libro Un lugar llamado destino de Javier Iriondo, un hombre humilde, cercano y sobre todo inspirador.

El miedo a no ser suficiente es uno de los temas principales que se trata en el libro y estoy de acuerdo con él en que es una verdadera lástima que tantas personas se queden atrapadas en este tipo de pensamientos.

¿Cuántos años tienes? ¿Cuánto hace que dejaste de ser niño? ¿Cuánto darías por volver a serlo?

Si hace mucho tiempo que no sabes lo que es disfrutar de verdad, si ya no te acuerdas de lo que es llorar de la risa, si reconoces que con los años has ido perdiendo ese brillo en la mirada, esa capacidad para disfrutar de las pequeñas cosas, es porque te has olvidado de que dentro de ti sigue estando aquel niño que un día fuiste.

Quizás haya llegado el momento de que lo saques de nuevo a pasear.

Todos hemos sentido alguna vez cierto rencor o resentimiento hacia otra persona por algo que nos ha hecho y que sentimos que no podemos perdonar.

A veces se trata de alguien tan cercano como un padre, un hijo, un hermano o nuestra propia pareja, y eso todavía pone las cosas más difíciles.

El lenguaje es la capacidad que mejor nos diferencia del resto de animales.

A pesar de que es lo que nos hace realmente únicos frente a las demás especies, hay quien todavía no es consciente de la verdadera importancia que las palabras tienen en nuestra vida, o, mejor dicho, en nuestra forma de vivir la vida.

Desde que somos niños nos han vendido la idea de que ser egoísta es malo. Nuestra cultura judeocristiana nos ha llenado la mochila de reproches y sentimientos de culpa y nos ha inculcado la idea de que hay que sacrificarse por los demás y de que hay que ayudar al prójimo.

Página 2 de 9
Go to top