Como-vencer-el-desamor

 Avatar-Ignacio-Novo-700-2

El arte de ser paciente

<<Momo tenía un amigo, Beppo Barrendero, que vivía en una casita que él mismo se había construido con ladrillos, latas de desecho y cartones. Cuando a Beppo Barrendero le preguntaban algo se limitaba a sonreír amablemente y no contestaba. Simplemente pensaba. Y, cuando creía que una respuesta era innecesaria, se callaba. En cambio, cuando la creía necesaria, la pensaba mucho. A veces tardaba dos horas en contestar, pero otras tardaba todo un día. Mientras tanto, la otra persona había olvidado su propia pregunta, por lo que la respuesta de Beppo le sorprendía casi siempre.

Cuentos sobre valores: "Un príncipe (im)paciente contra un troll algo especial"

Esta es la historia de dos apuestos príncipes que gobernaban dos tierras muy lejanas a nosotros. Enric era el príncipe del Reino Zafiro, y David era el príncipe del Reino Rubí. Enric y David competían por algo muy importante: el amor de Eloísa, la bella princesa de Esmeralda, el reino vecino.

Llevaban años, desde que eran muy jovencitos, esforzándose por conquistar el corazón de Eloísa… pero ella no se decidía por ninguno de los dos. Lo habían intentado absolutamente todo, pero nada funcionaba. Nada conseguía enamorarla de verdad: ni salir victoriosos de las batallas más arriesgadas, ni las joyas elaboradas con las piedras preciosas de sus reinos, ni los largos paseos con la princesa montada en sus corceles. Lo cierto es que Eloísa no se impresionaba fácilmente.

El mindfulness y la paciencia: grandes aliados desde la infancia

Son muchos los beneficios que prácticas como el mindfulness aportan al día a día de los más pequeños y de su entorno.

Conocer sus principios y cómo llevarlos a la práctica es un camino directo y seguro al conocimiento de uno mismo y al control personal. ¿Te animas a descubrirlo?

La paciencia en un mundo impaciente

Es curioso: ¡Cuánta importancia le damos a la paciencia desde niños!

Cuando eres niño no sabes lo que es la paciencia, ni por qué debes ser paciente. Pero lo cierto es que la capacidad de saber esperar es un predictor del éxito.

 

 

Go to top