Cambio de vida: salir del armario a los 40 años

    Cambio de vida: salir del armario a los 40 años © Depositphotos.com/Dubova

    Pese a reprimir su sexualidad durante buena parte de sus vidas, ciertas personas homosexuales se arman de valor y optan por dejar de traicionarse a sí mismas para vivir plenamente su deseo.

    El problema puede aparecer a la hora de gestionar esa salida del armario: ¿cómo reacciona la pareja? ¿Y los hijos?

    Cambio de vida: salir del armario a los 40 años

    Otorgamos a la sociedad un enorme poder sobre el individuo. Aunque nos consideremos modernos, el “qué dirán” condiciona la vida de millones de personas en las diferentes culturas del planeta.

    En Occidente, este efecto condicionante de la sociedad ha perdido parte de su poder pero, pese a ello, y sin ser conscientes, seguimos interiorizando ciertos dogmas hasta convertirnos en nuestros propios censores.

    Nadie, a no ser que haya hecho un gran trabajo personal, es inmune a la autocensura.

    La sexualidad humana ha sido siempre la primera diana de los tabúes y, dentro de ella, la orientación sexual se lleva la palma.

    Pese a todo, llegado un momento, ciertas personas se animan a dar el paso; “se acabó vivir una mentira”, se dicen a ellos mismos.

    Posibles efectos en la pareja

    Decirle a tu pareja que la dejas porque has conocido a otra persona le dolerá.

    Pero si le dices que la dejas porque te has enamorado de alguien de tu mismo sexo hará que, además, se sienta profundamente engañada. “¿Nada de lo que hemos vivido era real?” será la duda más frecuente que ronde su mente.

    El golpe es muy duro, y la reacción posterior puede ser de varios tipos. Es frecuente que en un principio sea explosiva y colérica, lógica reacción humana ante la sensación de engaño.

    Pero a partir de ahí, y siempre dependiendo del carácter y el nivel de madurez de  ambos, esa rabia podrá serenarse y transformarse en comprensión, o bien perpetuarse y terminar afectando a los hijos.

    Afortunadamente, tras el shock inicial existen muchos casos en los que ambos han podido hacer la transición de pareja a amigos.

    No obstante, también los hay en los que el rencor ha envenenado toda posible relación posterior.

    Posibles efectos en los hijos

    La noticia de que su progenitor es gay tendrá un efecto en los hijos bien diferente dependiendo de la reacción de los padres.

    Si la pareja no se repone del golpe y opta por odiar al otro, esta emoción se trasladará a los hijos, haciéndoles mucho más difícil la asimilación de la realidad.

    Se verán atrapados entre dos fuerzas: su propio proceso de adaptación al cambio y el problema entre sus padres.

    Si los padres emanan aceptación y naturalidad, los hijos terminarán tarde o temprano por reaccionar de la misma manera.

    Tengamos en cuenta que lo que ellos necesitan es tener a sus progenitores cerca, accesibles e implicados; el hecho de con quién se acuesten éstos es un tema secundario.

    Asimismo, también será mucho más fácil asimilar el cambio por parte de unos niños pequeños que por otros más crecidos.

    En todo caso, lo mejor que una persona puede hacer por sí misma es ser auténtica; la represión de la idiosincrasia individual únicamente genera infelicidad y frustración.

    Así que pese a que tu entorno también necesite un tiempo lógico para adaptarse, no pares y sigue adelante cuando creas que ha llegado el momento.

    Contar con apoyo psicológico te será de gran ayuda en este proceso.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Banner-horizontal-articulos-Manuel

    Go to top