Como-vencer-el-desamor

El complejo físico y el sexo

    El complejo físico y el sexo © Depositphotos.com/Eldadcarin

    La autoimagen consiste en la valoración que cada uno de nosotros hacemos de nuestro atractivo físico.

    Se compone, en primer lugar, de la comparación de nuestro cuerpo frente al de los demás; sin darnos cuenta hacemos un muestreo de lo que hay por ahí antes de ponernos una nota a nosotros mismos.

    En segundo lugar, la autoimagen se ve condicionada por la moda imperante, compuesta a día de hoy por hombres y mujeres de esbelta figura: los unos musculados y las otras voluptuosas.

    Todo junto conforma el universo de las comparaciones físicas a las que nos sometemos.

    El complejo físico y el sexo

    Aceptarnos tal y como somos, un acto de madurez

    No es de extrañar que el hecho de lograr aceptarse físicamente sea considerado como un acto de madurez personal de gran calado.

    Quien finalmente lo consigue es probable que por el camino haya tratado de modificar con esfuerzo aquello que era posible, pero también que haya terminado por asumir y relativizar lo inmodificable.

    Si lo piensas, en el fondo no nos queda otra. La opción de operarnos sin límite hará de oro a los cirujanos plásticos, pero puede terminar por convertirnos en monstruos de goma y, lo que es peor, en futuros hombres y mujeres Peter Pan.

    No obstante, hasta que llegamos a la aceptación-relativización de nuestros puntos débiles podemos pasar años acomplejados por uno o varios “defectos” de nuestro cuerpo.

    Cuando los complejos físicos afectan la esfera del sexo

    Entre los muchos efectos que el complejo físico tiene sobre la vida de las personas vamos a centrarnos en aquellos que afectan a la esfera íntima.

    La autoimagen pobre -gustarse poco físicamente- provoca la pérdida de seguridad en la interacción mutua de hombres y mujeres.

    A partir de ahí se pierde la naturalidad, una actitud fundamental para ser capaces de dejarnos llevar por el erotismo y permitir la correcta expresión del instinto sexual.

    “Yo sólo hago el amor con mi pareja a oscuras, no quiero que me vea desnuda, me veo gorda”, me decía una vez una paciente.

    El complejo está detrás de muchos problemas de acoplamiento de pareja, plasmados en expresiones como éstas: “No sé si somos compatibles”, “no hay química”, “no sé, no me he sentido cómodo”, etc.

    Estas frases post-coitales pueden ser ciertas: es imposible que todas las parejas funcionen.

    Pero también pueden estar determinadas por un complejo físico que ha actuado como boicoteador de la relación.

    Así que te animo a que mejores lo que puedas y a que aceptes lo que no si quieres dejar el complejo físico fuera de la cama.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Banner-horizontal-articulos-Manuel

    Go to top