¿Aún te cuesta hablar de sexo?

    ¿Aún te cuesta hablar de sexo? © Depositphotos.com/Michele Piacquadio

    Estamos inmersos en pleno siglo XXI, en una nueva era de la comunicación, con un desarrollo tecnológico enorme en el que los instrumentos como las redes sociales han creado un nuevo paradigma en las relaciones de comunicación.

    En un mundo en que las personas no paran de hablar y comentar tanto noticias como curiosidades, parece que algunos temas siguen siendo difíciles de tratar.

    El sexo es uno de esos temas.

    ¿Aún te cuesta hablar de sexo?

    Bien es cierto que ha habido un gran avance en la libertad de expresión acerca de la sexualidad, por ejemplo a nivel de información profesional.

    Sin embargo, en general nos cuesta mucho hablar de ciertos aspectos de este campo, como pueden ser los problemas sexuales o la comunicación con la familia.

    Entonces, ¿sigue siendo el sexo un tema tabú o “prohibido” socialmente? ¿Con quién debo hablar de sexo y sobre qué?

    Es obvio que la pareja es la persona más importante con la que hablar sobre sexo. La comunicación es primordial, como ya se sabe, y en cuestiones de sexualidad aún más.

    Conocer los gustos, deseos y fantasías tanto de uno mismo como del otro es esencial para una vida sexual gratificante.

    En la misma línea, hay que saber expresar las dificultades que podemos estar teniendo para que la pareja se adapte a nosotros.

    Si hablar con los amigos de problemas sexuales fuera más normal

    Es en el círculo de amigos donde parece que existen más barreras.

    Aun cuando es posible que sí hablemos sobre relaciones pasajeras o contemos las típicas “batallitas”, es más complicado que nos sentemos a hablar con un amigo sobre un problema sexual con la pareja.

    ¿Por qué? Quizá porque sea incómodo o “inapropiado”, o quizá porque, en un nivel más social, los problemas sexuales tienen connotaciones de fallo y de incapacidad que generan mucha ansiedad en las personas.

    A veces son vistos como señales de debilidad y de poca masculinidad.

    Debemos rechazar por completo estos estigmas y ser capaces de expresar nuestros problemas con nuestros amigos, lo que nos ayudará mucho a generar posibles soluciones, a quitarnos pesos de encima, a ver que no es para tanto e incluso a observar que podemos compartir ciertas situaciones.

    La importancia de hablar del sexo en el ambiente familiar

    En cuanto a la familia, quizá el cerco se cierre un poco más.

    Es cierto que, en cuanto a comunicación sobre sexualidad, se ha avanzado mucho en el ámbito familiar: la mayoría de jóvenes (sobre todo mujeres) de entre 18 y 25 años habla de sexo abiertamente con alguno de sus padres.

    En este rango de edad la mayor preocupación suele ser las enfermedades de transmisión sexual, aunque en la adolescencia ya se debe hablar de ciertos temas.

    Hay que entender que es muy probable que hablar de sexo con tu hijo sea embarazoso para él, por lo que conviene que permitas que se exprese libremente, sin presionarle ni incomodarle aún más.

    Crea un clima en el que puedan preguntar y en el que tú también puedas, así como responder dudas y reaccionar de forma positiva ante una respuesta inesperada.

    Puedes aprovechar noticias o series de televisión para iniciar ciertos temas.

    No intentes sermonear ni intimidar a tu hijo, ni intentes explicar todo (quizá haya cosas que no sepas responder); y, sobre todo, respeta su expresión y su intimidad, no siendo demasiado entrometido.

    Recuerda: la comunicación sexual es muy útil y muy importante en todos los ámbitos de tu vida, y también es esencial saber qué decir y cómo expresarlo.

    Por tanto, no temas sacar ciertos temas en una conversación: seguramente será de gran ayuda para ti y para tus más allegados.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compartir es vivir!

     
    Go to top