La ciclo-oficina: montar y desmontar en bici

    La ciclo-oficina: montar y desmontar en bici © Depositphotos.com/Lofilolo

    Cuando los frenos empiezan fallar, la rueda gira menos o nuestra bicicleta hace un ruido que antes no hacía, tenemos dos opciones: lamentarnos por tener que llevarla al mecánico o ver este hecho como una oportunidad para aprender a hacerlo por nosotros mismos.

    La ciclo-oficina: montar y desmontar en bici 

    Con el objetivo de ofrecer la posibilidad de reparar nuestra propia bici y con la excusa de conocer gente con la misma pasión o hobby, nacen las ciclo-oficinas; talleres, cocinas u oficinas en los que compartir con otros ciclistas las herramientas y el conocimiento sobre piezas y funciones de este medio de transporte tan saludable.

    En Marsella ya hace años que nació el taller de la asociación Vélosenville, un grupo que tiene como objetivo “educar, capacitar e involucrar a la mayor cantidad posible de ciudadanos en el desarrollo del ciclismo público de la ciudad”. Entre los servicios que ofrece esta asociación con más de 1500 socios se encuentra el de regalar a los vecinos de la ciudad de Marsella la posibilidad de tener un taller público con todas las herramientas y máquinas necesarias para arreglar sus bicis.

    Voluntarios que te guían y ayudan

    Además de incluir todos los artilugios necesarios para montar y desmontar nuestro transporte a dos ruedas y sin ningún tipo de contaminación, en este tipo de iniciativas hay voluntarios que guían al usuario experto en lo que a las normas se refiere (devolver cada pieza a su sitio y dejar el espacio utilizado limpio de aceite y grasa), y al usuario novato a conocer el funcionamiento de su bici y a entender qué pieza es la que falla, para que éste empiece a repararla por sí mismo con el seguimiento de un experto.

    En la ciclo-oficina del XM24, en Bolonia, hay una infinidad de piezas de antiguas bicis que, si los usuarios necesitan, podrán coger libremente y añadir a la suya propia. Las condiciones son las mismas: compartir experiencias, cuidar los materiales que han llegado a la ciclo-oficina gracias a la celebración de cenas y fiestas de financiamiento, y respetar y premiar libremente el trabajo y la simpatía de los voluntarios que ponen en marcha un servicio gratuito con el objetivo de valorizar la movilidad sostenible y el reciclaje de piezas todavía utilizables.

    Difusión de las ventajas del uso de la bicicleta como medio de transporte

    Con el objetivo de llegar a aquellos que viven lejos o hacerse conocer en otras zonas de la ciudad, estas asociaciones locales cogen su attrezzo y hacen reparaciones públicas en otros barrios lejanos de su sede oficial. No obstante, reparar bicis y crear nuevas a través de las viejas no es la única aportación que estas asociaciones dan a las ciudades en las que se sitúan; también lo es organizar Critical Mass ciclistas mensuales con el fin de difundir las ventajas que aporta a la sociedad un mayor uso de las bicicletas en el ámbito urbano para reducir las molestias que causa el tráfico a motor.

    Otro de los objetivos de estas asociaciones es crear escuelas de ciclismo para adultos que han olvidado cómo montar en bici o dar una motivación a aquellos ciudadanos menores de edad que, por exclusión social, no encuentran la forman de pasar su tiempo libre, como es el caso de la Officina dei Ciclopi, en el barrio San Paolo, en Bari (Italia).

    A veces, para seguir montando en bici es necesario desmontarla, abrirla, descubrirla, cuidarla. Y, para ello, ¿qué mejor que hacerlo acompañado de otros con el mismo problema-pasión? Allí encontraremos materiales a disponibilidad de todos, consejos prácticos y directos y un servicio que nos costará la voluntad de monedas que queramos dejar para el mantenimiento de un lugar de crecimiento y sabiduría compartida que no tiene freno.  

    ¡Compártelo si te ha gustado!

    Seguir a EL PORTAL DEL HOMBRE

    Redactora Núria Agulló Jordà

    Buscar en la web

    Go to top