Reciclar verduras... o Disco-soupe

    Reciclar verduras... o Disco-soupe Fotografías de UrbanrulesBCN02

    El reciclaje no sólo consiste en separar la basura en diferentes contenedores. Reciclar también significa convertir aquel alimento que parecía no apto para ser engullido en el más bonito y apetecible primer o segundo plato o postre de la casa.

    Precisamente comida casera y reciclaje se unen en forma de disfrute social y alimentario en un evento llamado Disco-soupe(sopa con discoteca).

    Para ello sólo se necesita una buena cantidad de verduras, un poco de música y personas que, por el mero placer de comer con otras, pelen y corten patatas, cebollas, pimientos y cualquiera que sea la verdura que ese día se presente en la cocina.

    Reciclar verduras... o Disco-soupe 

    La Disco-soupe es un fenómeno que, aunque nacido en Francia, ya se extiende por otros países, uniendo colores de piel diversos, creencias religiosas socialmente enfrentadas y múltiples realidades económicas entorno a alimentos que nos hacen iguales: verduras, frutas y legumbres.

     

    Con el objetivo de educar para un consumo alimentario responsable y saludable y disfrutar de buena música, asociaciones como Oltre, en Bolonia (Italia), organizan una Disco-soupe que recuerda a aquella paella familiar o barbacoa entre amigos que se celebra un domingo al mediodía.

    Ahora bien, en este caso, aunque traigas a tu familia, acabarás estrechando lazos con otros que, como tú, se han acercado a disfrutar de un plato único. Único porque no hay otro igual, y único porque, lejos de formar parte de un buffet libre, brilla por la humildad con la que ha sido cocinado.

    La variedad de verduras dependerá de la bondad que hayan depositado los vendedores de los mercados, que, tras una larga jornada, podrán entregar los alimentos que no vendieron por estar a punto de perecer a personas que los echarán a una olla y los comerán con la alegría de compartir mesa y algún que otro brindis.

    Por ello, la asociación organizadora deberá ir un día antes o el mismo día a recolectar todos los alimentos que no se pudieron vender en tiendas y mercados.

    Reglas de las Disco-soupe

    Las reglas para participar en una Disco-soupe son verdaderamente fáciles de cumplir: aportar nuestro granito de arena durante la preparación de la comida, ayudar en la limpieza posterior, tener el deseo de hacer amigos e intercambiar experiencias, estar dispuesto a disfrutar de una sopa o ensalada hechas con mucho amor y bailar con la barriga llena.

    A menudo, participar en este evento no cuesta nada; la moneda de cambio es el buen hacer y la capacidad de compartir una “comida del pobre”, aunque, eso sí, rica en vitaminas.

    Asociaciones como Oltre aprovechan el momento para ofrecer a los asistentes colaborar en su huerto urbano u otras actividades conectadas con la recuperación del barrio.

    Dónde practicar el Disco-soupe

    Ciudades como Barcelona, Ámsterdam, Nantes, Burdeos y Lyon ya se han unido a esta iniciativa que intenta derrotar el derroche de comida al que estamos acostumbrados.

    A veces, los organizadores de la Disco-soupe hacen pública la relación de costes del evento, de manera que los interesados puedan comprobar lo barato que ha salido organizar una sopa de sabrosas características.

    Tanto si son 50 los asistentes como si son más de 1.000, la Disco-soupe se convierte en una alternativa a la típica comida de restaurante y es además, un modo de ensalzar, discutir y potenciar la importancia del consumo responsable.

    Tras una mezcla de colores, sabores y modos de cocinar diversos, los comensales volverán a casa con la sensación de haber protegido, valorado y salvado el alimento de los campeones: las verduras. Aquí no se tira nada. 

    También te interesará leer:

    El tándem: aprende idiomas mientras haces amigos 

    Buscar en la web

    Go to top