Sevilla, una ciudad con arte

    Sevilla, una ciudad con arte © Depositphotos.com/Juan Moyano

    ¿Estás buscando una escapada con arte? Sevilla es tu lugar.

    La actual capital de Andalucía guarda en su memoria las huellas de las diversas culturas que la han habitado.

    Puedes llegar a Sevilla de múltiples maneras: por ferrocarril, con AVE desde varios puntos de España, por avión hasta su aeropuerto internacional, o por carretera. ¿Quieres saber más?

    Sevilla, una ciudad con arte

    Para moverte por la ciudad, si vas a estar pocos días, lo mejor es usar el transporte público.

    Si, por el contrario, tu viaje excede los cuatro días, te aconsejo que alquiles un vehículo: de esa manera podrás salir del centro de la ciudad y visitar otros lugares próximos de interés.

    La oferta hotelera que encontrarás en la ciudad es muy amplia: puedes mirar varias opciones en un buscador de Internet, compararlas y escoger aquella que más se adapte a tus características.

    La ruta cultural sevillana

    Es difícil comenzar a nombrar los monumentos de Sevilla sin haberme referido todavía a su río, el Guadalquivir, único puerto fluvial de España.

    Te aconsejo que comiences tu visita a la ciudad cruzándolo por alguno de sus puentes, por ejemplo el de Triana, paseando por su orilla, cerca de la Torre del Oro, o realizando un crucero turístico en el que recibirás una breve explicación de cada uno de los monumentos que vayan apareciendo en el trayecto.

    Más tarde, te recomiendo que te acerques a varios de estos lugares emblemáticos, ya sea a pie, en transporte público o en carro de caballos.

    La Catedral, junto con la Giralda, los Reales Alcázares, la Plaza de España, el Archivo de Indias o la Casa Pilatos, entre otros, son de obligada visita para todo aquel que quiera conocer la ciudad.

    Ruta de tapas por la Sevilla más gastronómica

    Tras el itinerario cultural, no te puedes perder una ruta de tapas por la ciudad. Hay muchas zonas para realizarla; de entre ellas yo te recomiendo el barrio de Santa Cruz y el de Triana.

    Te bastará pasear un poco para que des con el típico bar sevillano, decorado con azulejos en forma de mosaico y fotografías de las procesiones de Semana Santa.

    No te vayas sin probar el vino de naranja ni tampoco sin comer el popular pescadito frito: normalmente te lo servirán en un cartucho de papel para que te lo comas con las manos mientras disfrutas de la buena temperatura sevillana y de la simpatía de sus gentes.

    Y si el vinito te ha animado, puedes acabar la ruta en Café Bar Bestiario, situado en la Calle Zaragoza.

    En este local se reúne tradicionalmente la gente de Sevilla. Allí igual puedes tomar un "relaxing cup of café con leche" las tardes de lunes a miércoles o una copa las tardes de jueves a domingo, amenizadas por un dj pinchando música actual.

    Cante y baile en Sevilla

    Tampoco puedes irte sin visitar un tablao flamenco. Si buscas uno verdaderamente original, visita el Bar Casa Anselma, situado en el Barrio de Triana. Es un local familiar donde el espectáculo gira alrededor del cante y no del baile, como en la mayoría de tablaos.

    La entrada es gratuita, sólo se pagan las consumiciones. Eso sí: si no tienes reserva, ve con tiempo porque normalmente se generan largas colas en la puerta, y quien no cabe se queda fuera.

    Un momento muy especial es cuando a las 12 de la noche se apagan todas las luces, excepto las que mantienen iluminada a la Virgen del Rocío, para cantar la salve rociera.

    Si te gusta el flamenco, este lugar te fascinará.

    Como dice la canción, “Sevilla tiene un color especial”. Lo apreciarás en cuanto llegues y no lo olvidarás jamás.

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Como-vencer-el-desamor

    Buscar en la web

    Go to top