Aprovecha tu tiempo single: conviértete en un experto

    Aprovecha tu tiempo single: conviértete en un experto. © Depositphotos.com/Luca Bertolli

    Estás soltero. Quizá vives solo. Desde luego, tienes más posibilidades de disfrutar en solitario de tu tiempo libre que aquellos que son padres.

    Si en “Dedícate unos minutos diarios solamente a ti” te animaba a realizar actividades tranquilas y creativas de forma individual, en el presente artículo te propondré que dediques alguna de esas horas libres diarias a un objetivo concreto: convertirte en un experto en lo que tú elijas.

    Aprovecha tu tiempo single: conviértete en un experto

    Piensa: ¿qué es aquello que siempre te ha atraído pero a lo que, por pereza o por una gestión del tiempo ineficiente, nunca te has acercado?

    Todos podemos encontrar algún campo del saber que nos llame la atención.

    Puede que sea la Historia Medieval, la botánica o la quiromancia. Párate un momento ante un folio en blanco y, lápiz en mano, escribe todo aquello que te venga a la mente que te atraiga especialmente.

    Una vez tengas una lista, elige aquel ítem que destaque entre los demás. ¿Y cómo saber cuál es?

    Lee todas las ideas lentamente e intenta sentir ante cuál de ellas tu corazón bombea un poquito más rápido, ante cuál tu mente crea más asociaciones y ante cuál percibes mayor ligazón emocional.

    Quizá tengas que repetir la lectura varias veces, perfeccionando en cada una de ellas tu capacidad de calibrar qué sensaciones te indican que ése es el tema que más te tienta.

    Busca las fuentes de información y fórmate

    ¿Ya has decidido si prefieres convertirte en un experto en teatro clásico o en juegos de lógica?

    Bien. El siguiente paso es empezar a buscar documentación que te sirva para empaparte bien del tema escogido.

    Esta fase te servirá para motivarte y para empezar a divisar el amplio campo de sabiduría que se abre ante ti.

    Haz una lista de bibliografía que te será útil, y anota en tu agenda las actividades culturales relacionadas con esta parcela que se van a realizar en tu ciudad próximamente (exposiciones, conferencias, películas, etc).

    También puedes suscribirte a grupos de Facebook de aficionados y expertos en la materia, así como crear una carpeta de blogs favoritos sobre el tema.

    Márcate un objetivo claro

    Para evitar agobiarte ante la gran variedad de información que encontrarás en forma de libros, páginas web o documentos audiovisuales, te presento el paso siguiente: marcarte un objetivo.

    Y es que este punto es fundamental cuando emprendamos cualquier andadura que queramos que perdure en el tiempo y que nos lleve a donde deseamos estar.

    Valora, del 1 al 10, tu nivel de compromiso con el aprendizaje de este nuevo universo que se abre ante ti; decide para qué quieres comenzar este camino (es decir, cuál es tu objetivo) y estudia si su consecución entra en conflicto con alguna otra faceta de tu vida (o sea, piensa si es ecológico).

    Cualquier meta que nos marquemos está compuesta por varias mini-metas cuya consecución es necesaria para alcanzar el objetivo mayor.

    Así que lo próximo que has de hacer es dividir el objetivo en varios meta-objetivos.

    Por tanto, hazte las siguientes preguntas: ¿qué es lo primero que quiero a aprender? ¿Y lo siguiente? ¿Y las tres cosas siguientes? ¿Qué haré para aprenderlo? ¿A qué tendré que renunciar para aprenderlo (a una parte de mi tiempo, a alguna sobremesa ocioso en el sofá…)? ¿Cuánto tiempo voy a dedicar a cada uno de los puntos que quiero aprender?

    Esta fase, como verás, te será útil para empezar a gestionar tu tiempo de manera productiva, y para reconocer que vas consiguiendo lo que te proponías paso a paso y con buena letra.

    Disfruta del camino

    Y por último, y precisamente lo más importante: disfruta del camino.

    El aprendizaje de una nueva materia o especialidad puede darte mucho placer si te lo tomas como un hábito saludable y generativo en lugar de como una obligación.

    Recuerda que nadie más que tú puede decidir emprender una actividad como ésta. Y si a mitad del viaje descubres que el tema escogido no te apasionaba tanto como creías, nadie te obliga a resistir.

    Sé flexible y atrévete a cambiar de objetivo. ¡Verás como tarde o temprano encuentras aquello en lo que quieres ser un experto!

    Consulta-online-desarrollo-personal Irene

    Buscar en la web

    Go to top