Comer bien, envejecer mejor

    Comer bien, envejecer mejor © Depositphotos.com/Boguslavovna

    Que sí, que estás hecho un chaval y que el hecho de que te llamen de usted te indigna, pero es cierto que tu cuerpo cambia conforme envejeces, por lo que debes emplearte a fondo con la alimentación.

    Ésta no sólo es la clave para mantener una adecuada salud física; además te permite mantener una actitud positiva y permanecer emocionalmente equilibrado.

    Comer bien, envejecer mejor

    Desde El Portal del Hombre no queremos que tu calidad de vida empeore a medida que cumples años.

    Por ello, te proponemos una serie de consejos que te permitirán mantenerte saludable a medida que avanza tu reloj biológico:

    - Moviliza tu intestino

     Con el tiempo, el sistema digestivo tiende a hacerse más vago, por lo que es imprescindible que incluyas en tu dieta diaria alimentos ricos en fibra como cereales integrales, avena, judías, guisantes, legumbres, frutas y verduras.

    Comer alimentos ricos en fibra es bueno para las digestiones; de hecho, el estreñimiento tiende a provocar más de una molestia con los años y los alimentos ricos en fibra pueden prevenirlo.

    No es recomendable que superes la ingesta diaria de 25 gramos de fibra dietética, puesto que puede impedir que tu cuerpo absorba minerales importantes.

    - No te debilites

    El hierro es importante para nuestra salud en general. Su falta puede hacernos sentir que no tenemos energía, por lo que es imprescindible que incluyas alimentos ricos en hierro en tu dieta, como carne roja (acuérdate de que sea magra), hígado, legumbres (guisantes, habas y lentejas), pescados grasos como las sardinas, huevos, verduras de hoja verde, pan y cereales integrales para el desayuno enriquecidos con vitaminas y minerales, etc.

    - Nutre tus huesos

    La osteoporosis es un problema de salud típico de las personas mayores. Tiene lugar cuando la densidad ósea disminuye, aumentando el riesgo de fracturas.

    Es importante contar con el calcio suficiente en tu dieta para mantener tus huesos sanos. Ingerir alimentos ricos en calcio puede ayudar a evitar la osteoporosis.

    Buenas fuentes de calcio son los productos lácteos como la leche, el queso y el yogurt. Decántate por las variedades bajas en grasa.

    El calcio también se encuentra en el pescado enlatado como las sardinas y el atún, en los vegetales de hoja verde como el brócoli y la col y en la soja (puede ser también en forma de tofu).

    - Modera la sal

    Demasiada sal puede elevar la presión arterial, lo que te coloca en mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón o accidentes cerebrovasculares.

    Trata de no ingerir más de dos gramos de sal al día. Ten en cuenta que la mayoría de sal que ingerimos ya está en alimentos como el pan, los cereales de desayuno y las sopas precocinadas.

    Lee las etiquetas antes de comprar y elige las que contienen menor cantidad. Intenta no agregar sal de más cuando cocines.

    - Hidrátate

    Trata de beber entre un litro y medio y dos al día para evitar deshidratarte. Esto se traduce en unos seis u ocho vasos de 200 mililitros.

    Las bebidas alcohólicas no cuentan, como tampoco el té o el café. Las bebidas que contienen una gran cantidad de cafeína pueden hacer que el cuerpo produzca más orina.

    El agua, las infusiones y los zumos de frutas naturales son las opciones más saludables.

    Recuerda que entre los beneficios de una alimentación sana se incluyen el aumento de la agudeza mental, la resistencia a las enfermedades, niveles más elevados de energía, tiempos de recuperación más rápidos y una mejor gestión de los problemas de salud crónicos.

    Así que nútrete de forma adecuada para que tu propósito y entusiasmo por la vida se mantengan implacables con el paso de los años.

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     
    Go to top