Como-vencer-el-desamor

Infidelidad: Por qué, tipos, consecuencias, soluciones… Destacado

    Infidelidad: Por qué, tipos, consecuencias, soluciones… © Depositphotos.com/Vadimphoto1@gmail.com

    Infidelidad: Por qué, tipos, consecuencias, soluciones…

    ¿Tu pareja te ha sido infiel alguna vez? Y tú, ¿has cometido algún tipo de infidelidad a lo largo de tu vida?

    Los datos de una encuesta realizada en España en el año 2004 informan de que la infidelidad es la primera causa de divorcio y separación, seguida por la incompatibilidad de caracteres, el desamor y la violencia.

    ¿Qué es infidelidad y qué no lo es?

    No es fácil definir exactamente qué es ser infiel. En términos generales, se entiende como infidelidad que una persona con pareja estable mantenga un contacto intenso de duración variable con una persona que no sea su pareja. Este contacto puede, pero no tiene por qué, implicar relaciones sexuales.

    Pero, por otro lado, existe una serie de comportamientos más sutiles que son de dudosa clasificación: algunas parejas los catalogan como infidelidad, mientras que otras lo permiten.

    Fantasear con otra persona, tener sexo a través de internet, tener sueños o pensamientos eróticos, coquetear o insinuarse a través de palabras o gestos, tener una amistad muy íntima con una persona del sexo deseado, conversar frecuentemente con alguien a través de redes sociales…

    Entonces, ¿cuál es el límite entre vivir una sexualidad libre y estar cometiendo una infidelidad? Es imposible establecerlo de forma generalizada, ya que cada persona tiene una forma particular de definir qué considera infidelidad.

    Es importante que la pareja llegue a un acuerdo, de manera explícita, acerca de cuáles serán los principios de fidelidad que van a comprometerse a respetar.

    Dar por hecho que la otra persona tiene los mismos criterios de fidelidad/infidelidad que uno mismo suele ser una presuposición que lleva a error, y con más probabilidad dará lugar a problemas por falta de entendimiento y comunicación.

    ¿Por qué se cometen infidelidades?

    Una infidelidad implica la ruptura de los principios acordados por la pareja sentimental. Puede ser indicadora de que la pareja necesita “algo más” o “algo diferente” en su interacción o en su vida en general.

    Es decir, la infidelidad podría cumplir la función de intentar suplir una necesidad no cubierta a nivel de pareja, por lo que en estos casos estaría apareciendo como síntoma de que algo no va bien y necesita un cambio.

    No es necesario que existan unas causas determinadas para que se produzca una infidelidad en la pareja, pero sí podemos distinguir una serie de factores que aumentan la probabilidad de cometer una infidelidad, como por ejemplo:

    -Sensación de “relación vacía”: sentimientos de soledad, aislamiento o desesperanza en la pareja que provocan inestabilidad. La persona con esta sensación de vacío tiene tendencia a idealizar a terceros, con los que pretendería llenar ese hueco.

    -Elección de pareja inadecuada: pueden existir incompatibilidades no subsanables en la pareja, por ejemplo si la elección de la misma ha sido precipitada o con poca conciencia de elección. En este caso hay más probabilidad de ser infiel con otra persona que se perciba como más adecuada, supliendo las carencias de la actual pareja.

    -Búsqueda de nuevas experiencias: personas que no han tenido relaciones anteriores con otras personas y desean experimentar, o bien aquellas que dan un valor muy elevado a la novedad en su vida porque tienen facilidad para aburrirse o cansarse.

    -Temor al compromiso: en ocasiones, una infidelidad puede ser una forma de evitar el alto grado de intimidad afectiva y sexual que se da en una relación de exclusividad. Ser infiel es una forma de continuar sintiéndose libre ante el temor a perder la propia independencia y asfixiarse en una relación de pareja estable.

    -Monotonía: la rutina y la monotonía son potentes enemigas de las relaciones de pareja, porque las sumen en la dejadez. En muchos casos, las expectativas de un intenso enamoramiento duradero se ven truncadas y la pareja empieza mutuamente a abandonarse, centrándose cada uno en sus objetivos personales y olvidando los compartidos. Si en este momento aparece otra persona que los haga sentir vivos otra vez, con novedades y emociones excitantes, fácilmente llamará la atención.

    -Vida sexual deficiente: aunque no es el único aspecto importante de la relación de pareja  (ver artículo “Los tres pilares de una relación de pareja”), la sexualidad es importante. Si una de las partes -o ambas- se siente frustrada con las relaciones sexuales, es más probable que busque satisfacción fuera de la pareja. Aunque no tiene por qué llegar al acto sexual, sentirse atraído y atraer a otra persona puede ser una forma de aumentar la autoestima que se deteriora cuando las relaciones sexuales de pareja no van por buen camino.

    -Luchas de poder: una infidelidad (especialmente sexual) puede funcionar como una forma de demostrar quién tiene el poder en la relación. En estos casos, la persona que es infiel se siente con derecho a un mayor potencial sexual que su pareja, quien cree que debe acatar de forma sumisa su pluralidad sexual.

    Tipos de infidelidad

    Pareja-Infidelidad2

    Infidelidad puntual: es una infidelidad pasajera, que normalmente sólo implica contacto sexual. Es frecuente que este tipo de infidelidad tenga lugar por una falta de control de impulsos; surge sin premeditación. Está muy influida por las circunstancias externas en las que tiene lugar: por ejemplo, la aparición de una persona atractiva en una fiesta tras haber consumido alcohol.

    Infidelidad continuada: es una infidelidad de mayor duración, en la que la persona infiel planifica conscientemente sus acciones y hace un esfuerzo añadido por mantenerlas ocultas. Este tipo de infidelidad puede ser sólo sexual, pero habitualmente también tiene un componente afectivo que puede estar presente en mayor o menor grado. También puede tratarse de una infidelidad únicamente emocional, sin que haya existido contacto sexual con el amante. En la infidelidad continuada, la persona suele buscar algo que no encuentra en su pareja, como pueden ser aspectos intelectuales, físicos, emocionales o económicos; o bien puede buscar diversión, atención, sentirse querido o deseado con mayor intensidad, poner algo de excitación o novedad en su vida, cubrir grietas afectivas…

    Las consecuencias tras una infidelidad

    Después de una infidelidad, suele quedar una herida en la relación de pareja. Algunas relaciones directamente se terminan; otras se perdonan e incluso experimentan el efecto contrario: la infidelidad funciona como propulsor hacia una relación mucho más positiva. Ambos miembros de la pareja se dan cuenta de que quieren estar juntos y se proponen aprender a quererse mejor, incrementando la calidad de la relación.

    Otras parejas, por el contrario, continúan juntas pero sin perdonar realmente la infidelidad (perdonar no implica tener que olvidar). Estos casos suelen ser los más devastadores: la herida emocional permanece abierta y la pareja se llena de emociones negativas como rencor, desconfianza, venganza, rabia, celos, impotencia, dolor, humillación, culpa, decepción…

    Los valores en los que se basaba, como la confianza, sinceridad y respeto, se perciben violados. Esta negatividad afecta al día a día de la pareja y dificulta el establecimiento de una intimidad emocional y sexual sana entre los dos.

    Terapia psicológica tras una infidelidad

    Especialmente en este último tipo de casos, si se desea reconstruir la relación, es recomendable acudir a terapia psicológica para volver a sentar las bases sobre qué espera y qué puede ofrecer cada uno en el momento presente.

    Además de intervención en pareja, también puede ser útil una terapia individual de cada uno de los miembros, por ejemplo para tratar los sentimientos de culpa del que ha sido infiel y la merma de autoestima de su compañero sentimental.

    Para realizar terapia de pareja tras una infidelidad son necesarios dos requisitos:

    1. Que la relación de infidelidad haya cesado por completo, ya que es imposible centrarse en el desarrollo emocional de la pareja si uno de los dos está apuntando su mirada hacia una tercera persona. La terapia no puede llevarse a cabo de forma efectiva si existen secretos entre el terapeuta y uno de los miembros de la pareja, como puede ser una infidelidad no confesada.

    2. Que ambos miembros de la pareja hayan decidido que desean continuar juntos y estén comprometidos con la relación, implicándose en la terapia y no amenazando con abandonar a la pareja mientras dure la intervención.

    ¿Cómo evitar una infidelidad?

    En el artículo “¿Hay mentiras en tu relación de pareja?” puedes obtener más información sobre qué hacer si tu pareja te ha mentido, o bien si eres tú quien está mintiendo a tu pareja.

    En el presente artículo te planteo una serie de aspectos que puedes tener en cuenta para reducir la posibilidad de sufrir una situación de infidelidad en tu pareja:

    -Mantén con tu pareja una comunicación fluida y honesta.

    -Evita la rutina en tu relación: introduce novedades y sorpresas que contrasten con los hábitos y las costumbres repetitivas.

    -Ten sentido del humor, alegría y jovialidad con tu pareja. ¿Si te muestras tan simpático con tus compañeros de trabajo, por qué eres diferente al llegar a casa?

    -Conoce los gustos, la personalidad y los deseos de tu pareja, y da a conocer los tuyos propios.

    -Dedica energía y tiempo a tu pareja.

    -Realiza actividades con tu pareja que sean agradables e interesantes para ambos, preferiblemente fuera de la casa y la familia (ir al gimnasio, pasear, viajar, salir a cenar…).

    -Permítete momentos de intimidad con tu pareja, sin interrupciones.

    -Si entre vosotros hay problemas sexuales que os producen un malestar considerable y repetido, solucionadlos acudiendo a un terapeuta sexual.

    -Revisa periódicamente los acuerdos de tu relación para que no se te pase por alto si algo ha cambiado. Es importante ir actualizando el amor que mantenéis.

    -Basa tu relación en la confianza trabajando tus celos. (Ver artículo “5 cosas que no debes hacer cuando estás celoso”)

    -Ten objetivos de futuro con tu pareja, tanto a corto como a medio/largo plazo, que os produzcan ilusión y os motiven a ambos.

    El amor es una experiencia idiosincrásica

    Aunque la monogamia es la opción más extendida en nuestra sociedad, hay parejas que optan por otro tipo de relaciones más abiertas en las que la infidelidad no tiene unos límites tan estrictos.

    Algunas parejas se permiten mantener relaciones sexuales con otras personas, siempre y cuando no exista vínculo emocional entre ellos. Otras sí que permiten el enamoramiento y la afectividad con múltiples personas simultáneamente, como es el caso de aquellos que se adhieren al movimiento del poliamor (ver artículo: “¿Se puede amar a dos personas a la vez?”).

    Existen diferentes formas de vivir el amor, basadas en creencias, valores y costumbres diferentes, todas igualmente respetables.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compártelo si te ha gustado!
     

    estefania-monaco-psicologa

     

     

    Go to top