Pros y contras de la convivencia en pareja

    Pros y contras de la convivencia en pareja © Depositphotos.com/.shock

    Ésta es una pregunta que, si todavía no ha aparecido en la relación, necesitará de meditación y consenso entre ambos, ya que se presentará en algún momento.

    Cuando una pareja decide empezar a vivir en común, existen muchos factores que hay que tener en cuenta para que nada pille por sorpresa.

    De esta forma, el inicio de la convivencia será de fácil adaptación; si no, puede convertirse en un grave problema para la relación.

    Pros y contras de la convivencia en pareja

    Ya sabemos que hoy en día es complicado eso de independizarse. Casi nadie está en su mejor momento para permitirse un gran gasto de compra, alquiler, facturas, etc.

    Sin embargo, no cabe duda que, esos mismos gastos, en pareja, se llevan mejor. Así que comencemos por los pros de la convivencia en pareja.

    Vivir juntos siempre conlleva grandes ventajas

    Totalmente cierto. Pese a los posibles conflictos que veremos posteriormente, y siempre que se pueda dar ese paso, la convivencia siempre va a traer grandes puntos a favor de la relación.

    Como el dinero puede ser un problema muy real, debemos tener en cuenta varias posibilidades.

    En la actualidad hay muchos pisos en alquiler con precios muy razonables, pensados especialmente para parejas sobre todo jóvenes.

    Para los gastos, lo mejor es compartir y dividirlos de la mejor forma posible. Es posible que uno de los dos tenga un sueldo mayor que el otro y que, por tanto, pueda permitirse pagar un poco más de gastos.

    De todas formas, tenéis que llegar a una decisión en conjunto, pensando como pareja, dejando vuestros posibles egos a un lado y concluyendo lo mejor para el conjunto.

    La convivencia os ayudará a compartir mucho más

    Está claro que lo mejor que tiene el irse a vivir con la pareja es que compartiréis más momentos juntos.

    Por ejemplo, tendréis más oportunidades de crear espacios cotidianos juntos, es decir, de realizar actividades del día a día de forma conjunta, como las tareas del hogar. Esto puede afianzar la relación.

    También estaréis más tiempo el uno con el otro, algo que quizá necesitabais. Es muy importante saber si vuestra relación necesita dar este paso.

    Si lleváis muchos años juntos, pero cada uno viviendo en casa de sus padres, es más que probable que necesitéis avanzar. La independencia en pareja es vital llegado cierto punto en la relación.

    Y, obviamente, este paso conlleva un gran salto en sí. Comenzáis una vida nueva, por así decirlo; se trata de una nueva etapa que compartir por la cual es inevitable sentirse emocionados y expectantes.

    Iniciáis un nuevo proyecto de vida juntos, así que aprovechadlo y disfrutadlo.

    Atentos a los principales problemas de la convivencia

    Pero, como siempre, no todo es únicamente de color de rosa.

    La convivencia también trae algunos problemas que debéis conocer para prepararos y saber afrontarlos cuando aparezcan. Porque tenedlo claro: aparecerán.

    La convivencia conlleva pasar más tiempo juntos. Aunque esto es un aspecto muy positivo para la relación, también supone un posible mayor número de conflictos.

    Es lógico: cuanto más tiempo paséis juntos, más probabilidades habrá de discutir. Es entonces cuando aparecen los famosos roces de convivencia que, seguramente, oiréis de otras parejas, amigos o familiares.

    No son más que pequeños problemas, seguramente nuevos, a los que os enfrentaréis, por los que no hay que preocuparse más.

    Sólo hay que solucionarlos como cualquier otro que hayáis tenido en otra situación.

    Esos detalles “sin importancia”

    Y, por último, no hay que olvidar esos detalles que pueden aparecer de cada miembro, esas pequeñas “sorpresas” individuales.

    Es decir, alguna conducta o aspecto que quizá no conocieses del otro, y que es posible que no te guste o que directamente te saque de quicio.

    Habladlo entre vosotros para conocer esas cosas que no os gustan del otro y así poder cambiarlas, si es algo tan grave.

    Si se trata de algo muy concreto y que no supone un grandísimo problema para la pareja, hay que saber adaptarse a ello.

    Quizá se trate simplemente de algo nuevo que no conocías y que te haya sorprendido, pero que no pone en riesgo la relación.

    Es en los aspectos positivos en lo que os tenéis que enfocar para valorarlos realmente.

    Los problemas pueden aparecer, sí, pero afrontarlos y superarlos en la seguridad de la convivencia no tiene precio.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compartir es vivir!

     

     

     

    Go to top