¿Qué piensas sobre tu relación? Creencias erróneas de la pareja

    ¿Qué piensas sobre tu relación? Creencias erróneas de la pareja © Depositphotos.com/Mr_Brightside

    La salud de la pareja depende de muchos factores. Uno muy importante es la idea que tenemos de cómo debe funcionar la relación.

    Si somos muy rígidos a la hora de pensar todo lo que significa tener una buena relación, es más que probable que se desarrollen conflictos tanto personales como con la pareja.

    ¿Qué piensas sobre tu relación? Creencias erróneas de la pareja

    No es la primera vez que se destaca el papel de nuestros pensamientos en el desarrollo de algún problema emocional.

    Como vimos en “Cuatro ideas falsas sobre el amor” y en “¿Qué piensas sobre tu hijo?: Creencias erróneas de los padres”,  nuestras ideas preconcebidas sobre cómo debe ser el mundo, el amor, el comportamiento de los demás y lo que creemos que es correcto o incorrecto, a menudo no son pruebas objetivas de la realidad, sino más bien deseos e ideas muy rígidas que, cuando no se ven demostrados, provocan un gran malestar.

     

    A-tuitear

    "Nuestras verdades absolutas son muchas veces eso, nuestras, pero no la única realidad para todo el mundo."

     

     

    Nuestras verdades absolutas son muchas veces eso, nuestras, pero no la única realidad para todo el mundo.

    Cada persona puede pensar de forma diferente sobre multitud de aspectos, y no por eso significa que esté equivocada.

    La pareja es uno de esos aspectos: nuestras ideas sobre cómo debe ser la relación pueden suponer una primera señal de futuros conflictos.

    Creencias irracionales de la pareja

    Sólo soy feliz si la relación funciona

    Éste es un pensamiento que puede generar gran malestar, pues la persona atribuye toda su felicidad a la relación.

    La pareja es un gran refuerzo para los miembros de la misma, pero no debería ser el único motivo de alegría en la vida.

    Mi pareja debe quererme siempre

    Es una idea muy relacionada con la anterior, debido a que comparten ese estilo de dependencia sobre el otro miembro de la relación.

    Muchas veces el pensamiento suele ser éste: “Mi pareja debe mostrarme amor constantemente y haga lo que yo haga, porque, si no, es que no me quiere”.

    No debemos esforzarnos por demostrar nuestro amor. Tampoco hay que irse al polo opuesto y no mostrar ningún afecto al otro.

    Ni una cosa ni otra: no todo va a ser espontáneo, sino que hay que demostrar ese amor, pero nunca llevando esas ideas a los extremos.

    Si me quiere, lo hará todo por mí

    Ésta es la idea de que si le pides a tu pareja algo que es importante, simplemente por ser quien es y como muestra de amor hacia ti debe cumplirlo.

    Está muy relacionada con la creencia de que todo debe ser como uno quiere porque, si no, sería una catástrofe.

    Cada uno tiene sus opiniones y toma sus decisiones, y no por ser diferentes significa que la relación sea un fracaso.

    Debo pensar más en el otro que en mí mismo

    Algunas personas viven por y para la pareja, sin tener en cuenta su propio bienestar.

    Suele estar relacionado con la idea de que necesitamos darlo todo al otro para que la relación prosiga, porque si no estamos constantemente pensando en cómo agradarle decidirá acabar con ella.

    Lo primero siempre tiene que ser uno mismo, pensar en la propia felicidad, y así poder trasladarla a la pareja.

    No podemos tener problemas

    Muchas personas consideran que la pareja perfecta es aquella que nunca tiene una discusión o un problema.

    Primero: no existe la perfección en la pareja; y segundo: no todo va a salir bien, pueden existir conflictos y cometerse errores; no es algo tan horrible. Lo importante es saber afrontarlos y superarlos.

    Tenemos que ser almas gemelas

    El concepto mitificado de que la pareja debe compartirlo todo: los gustos, actividades, toda la vida, hasta la forma de pensar; una idea muy parecida a la atribución de toda la felicidad a la pareja. La relación es un gran marco de comprensión, entendimiento y apoyo, pero también sois dos individuos que no tienen por qué compartirlo absolutamente todo.

    Es posible que reconozcas algunas de estas ideas en tu propia forma de pensar, o quizá tengas otras creencias muy marcadas sobre cómo debe ser tu relación.

    Recuerda: lo más importante es ser flexible a la hora de pensar, pues no por creer algo significa que sea cierto.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compartir es vivir!

     

     

     

    Go to top