Como-vencer-el-desamor

¿Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana?

    ¿Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana? © Depositphotos.com/Michele Piacquadio

    Los dichos populares suelen ser ejemplos de cómo una sociedad concreta es capaz de crear frases cargadas de simbolismo y sentido común.

    Éste en concreto hace referencia al efecto de la economía en la relación de pareja.

    ¿Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana? 

    A priori podríamos pensar que el amor todo lo puede, y quizá sea cierto.

    En realidad, para hacerla más completa, aunque menos estética, tendríamos que completar la frase para dejarla de esta manera:

     

     

    Dependiendo de la calidad de la relación y el tiempo transcurrido, cuando el hambre entra por la puerta el amor puede salir por la ventana.

     

    Durante el enamoramiento, esa fase de locura transitoria que se apodera de las personas cuando encuentran a su amado, el hecho de que la economía de la pareja sea buena o mala es un asunto secundario.

    En esos momentos la mirada y el interés están puestos en otros asuntos.

    A medida que el proyecto de pareja sigue adelante, el enamoramiento tiende a bajar y los problemas tienden a subir.

    Así es, aunque me tachen de agorero al afirmarlo. Ahí es cuando la pareja tiene el reto de mejorar aquello que flojea para afianzar su vínculo.  

    Porque amar es un trabajo que requiere mucho arte, como diría Erich Fromm.

     

    Enamorarse es un impulso, pero amar es una decisión (Tuitear estar frase)

     

    Una crisis económica en el seno de la pareja puede ser uno de los golpes más intensos que haya que soportar en la vida.

    Sin dinero -o con mucho menos del que se tenía- la existencia puede tornarse complicada.

    Y como además vivimos en una sociedad consumista que alaba al dinero como si fuera un dios, quedarse sin él no sólo impide comprar cosas de primera necesidad sino que además puede hacer que nos sintamos aislados socialmente, como si fuésemos seres de segunda división.

    Este golpe a la autoestima puede abrir la puerta a los conflictos, a los reproches y a que la magia que queda en la pareja se esfume de un plumazo.

    Casos así son ejemplos de cómo la vida puede poner a prueba la resistencia de un vínculo amoroso, pues ante las crisis sólo tenemos dos opciones: o bien nos dejamos arrastrar por el oleaje, o bien logramos capear la tormenta y llegar a buen puerto.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Banner-horizontal-articulos-Manuel

     

     

    Go to top