Como-vencer-el-desamor

Cinco cosas que NO debes hacer cuando estás celoso

    Cinco cosas que NO debes hacer cuando estás celoso © Depositphotos.com/Wavebreakmedia

    Dicen que el celoso no sufre por lo que ve, sino por lo que imagina. Es posible que estés sesgando la realidad por miedo a perder a tu pareja, y puede que tus celos estén injustificados.

    En ese caso, lo recomendable es intentar apartarlos como sea. Sin embargo, no siempre hay que asumir que los celos hay que quitárselos y olvidarlos.

    En ocasiones los celos funcionan como una especie de alarma, pues avisan de que algo no está funcionando bien entre vosotros (rutina, desinterés, cansancio…) y precisamente por eso una tercera persona está colándose en vuestro espacio.

    Cinco cosas que NO debes hacer cuando estás celoso

    En este otro caso, es necesario que determinéis juntos los pasos a seguir, siempre que queráis salvar la relación.

    Sea cual sea vuestra situación, hay cinco cosas que no debes hacer cuando te sientes celoso.

    ¡Cuidado, es muy fácil caer en ellas!

    1.- No acuses a tu pareja

    No la acuses ni des por hecho cosas inciertas, o se pondrá a la defensiva. Los celos son un tema que debe tratarse con delicadeza y dulzura.

    Además, hay personas que odian que se ponga en duda su confianza, y más si sienten que no están dando motivos.

    Aclara con tu pareja qué razones tienes para sentirte celoso. Habla con sinceridad, no ocultes nada, por absurdo que te parezca.

    Decirlo en voz alta te ayudará a ti también a darte cuenta de matices nuevos.

    2.- No prohíbas

    No quieras que tu pareja esté contigo por obligación, ni que se sienta frustrada o limitada por ti. Eso hará que cada vez tenga menos ganas de estar contigo.

    A nadie nos gusta que nos quiten libertades. Todo es negociable, y podéis hablarlo para llegar a un acuerdo.

    Prohibirle algo es una forma de amenazarle con quitarle tu cariño si lo hace: ¡y eso es chantaje!

    3.- No caigas en la tentación de mirarle a escondidas el móvil, el ordenador…

    Si lo haces, pierdes la razón que tienes.

    El fin no justifica los medios. En todo caso es mejor que, eventualmente (no lo hagas costumbre), le pidas a tu pareja que te enseñe ella misma algo que necesitas ver para estar más tranquilo (algún mensaje, por ejemplo).

    Si no quiere quiere hacerlo está en su derecho, y eso tampoco significa que tenga algo que ocultar.

    Todos necesitamos nuestra intimidad (es positivo que no fusionéis vuestros espacios) y nos sentimos incómodos si alguien lo invade.

    4.- No pienses mal ni busques cinco pies al gato

    Ante la duda, pregúntaselo abiertamente. Por otro lado, plantéate: ¿haces tú cosas similares a las que rechazas en tu pareja? ¿Te consideras infiel por ello?

    Piensa que ella no está sola en el mundo: es normal que se relacione, y tú también lo haces.

    A lo mejor, si lo haces tú no le das importancia y lo ves normal, pero si lo hace ella te molesta.

    5.- No actúes por despecho

    Piénsatelo dos veces antes de reaccionar haciendo algo a modo de “venganza” para conseguir que tu pareja sienta celos, igual que tú.

    En ese momento puede que te sientas aliviado, pero a la larga os puede perjudicar a los dos.

    De esta manera sólo desvías el foco de atención del problema y lo engrosas: en lugar de hablarlo y madurarlo, provocas más confusión y más motivos para distanciaros.

    Piensa antes de hacer o hablar

    En definitiva, ¡intenta pensar antes de hacer o de hablar! Los celos son totalmente emocionales e irracionales, nos salen de nuestra parte más profunda e instintiva.

    En realidad, son adaptativos: evitan que se produzca una infidelidad, manteniendo a nuestro lado a la pareja y asegurando la reproducción de nuestros genes. ¡Pero ya no vivimos en las cavernas!

    Tenemos que intentar poner un poco de cabeza y, aunque nos sintamos amenazados, procurar dejar de lado el acaloramiento para poder dialogarlo y actuar con sensatez.

    El artículo “Mantén tus celos a raya” también te ayudará a aprender a controlarlos.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compártelo si te ha gustado!
     

    estefania-monaco-psicologa

     

     

    Go to top