Mi pareja padece trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

    Mi pareja tiene TOC © Depositphotos.com/Marijus Auruškevičius

    Si la simple convivencia constituye por sí misma un asunto complejo para un gran número de parejas, no digamos si además uno de los miembros padece Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC).

    Este trastorno ansioso es un problema psicológico que cursa con obsesiones e ideas repetitivas que acuden a la mente de quien lo padece.

    Mi pareja padece trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

    Con el objetivo de calmar la ansiedad generada por estas potentes obsesiones, los pacientes con TOC desencadenan ciertas compulsiones, y así se ponen en marcha automatismos obsesivo-compulsivos que pueden llegar a condicionar seriamente la vida de estas personas y por supuesto de aquellos que se encuentran a su alrededor.

    Un caso real: Marta y su obsesión por la limpieza

    Marta padecía TOC desde antes de casarse. Jorge, su marido, había aprendido desde que eran novios a quitarse los zapatos y dejarlos en la puerta al llegar a casa cada día, así como a limpiar todos y cada uno de los productos adquiridos en el supermercado.

    De esta manera, Marta se sentía tranquila al impedir que la supuesta suciedad ambiental entrase en casa.

    Su hogar era un refugio frente a la contaminación exterior, y todo aquello que franquease esa barrera debía ser debidamente “desinfectado”.

    Marta padecía TOC desde los 18 años. Gracias al tratamiento psicológico y psiquiátrico que seguía, había logrado contener sus obsesiones en gran medida durante varios años seguidos.

    Mientras duró su noviazgo, Jorge estaba tan enamorado que no le importaban demasiado las particularidades de Marta.

     

    El nacimiento de un hijo: empeora la situación

    Fue a partir del nacimiento de su hijo, quien ahora contaba con un año, cuando las cosas habían empeorado considerablemente.

    Las compulsiones habían aumentado hasta el punto de que Marta se duchaba varias veces al día, y lo que era peor: lavaba muchas veces a su hijo por temor a enfermedades.

    Jorge no estaba dispuesto a que el TOC de Marta afectase también a su hijo, por lo que las disputas entre ambos iban en aumento día a día.

    Marta era consciente de su problema, pero no podía soportar la ansiedad que le provocaba el hecho de pensar que ella, su casa o su hijo, estaban contaminándose, así que prefería dejarse llevar por la compulsión con tal de quitarse esa desagradable sensación.

    Se acaba la paciencia de Jorge

    Tras 10 años de relación, poco a poco la paciencia de Jorge se estaba terminando. Los enfados y las malas caras impregnaban la atmósfera cotidiana de la joven familia.

    No era de extrañar que esto ocurriese, pues si al TOC añadimos las obligaciones cotidianas de unos padres primerizos que trabajan fuera de casa, es fácil de entender cómo el estrés acumulado fue haciendo mella en la pareja.

    A punto estuvieron de separarse; sin embargo, optaron por darse una oportunidad con tal de no romper su recién estrenada familia y acudieron a una terapia de pareja, en la que todavía siguen, para poder hacer frente a sus problemas.

    Por tanto, si tú o tu pareja sufrís este trastorno o alguno similar, no dudéis en buscar ayuda de un psicólogo profesional que pueda ayudaros a darle la vuelta a vuestra situación.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Banner-horizontal-articulos-Manuel

     

     

    Go to top