Ser un trabajador indispensable en una empresa tiene múltiples ventajas, como protegerse frente a posibles despidos o aumentar las posibilidades de promocionar en la organización.

En este artículo encontrarás algunas recomendaciones para conseguirlo.

Algunas personas tienden a desvalorizar el trabajo de los demás.

Si esa persona es tu jefe, seguramente no sepas cómo actuar. La clave está en exigir objetividad.

Cuántas personas se duelen y lamentan acerca de cómo se les escapa el éxito de entre las manos, como si fuese agua o aire que no se pudiese agarrar por muy fuerte que se aprieten las manos.

La carga de trabajo es el conjunto de exigencias físicas y mentales a las que se ve sometido el trabajador en su jornada laboral.

Cuando estas exigencias sobrepasan las capacidades del trabajador aparece la sobrecarga, que tiene consecuencias negativas para la persona y la empresa.

Todo trabajo conlleva una serie de exigencias físicas y/o psíquicas. Dependiendo del puesto desempeñado, predominará la carga física o la carga mental. De esta última nos ocuparemos en el artículo presente.

La autoestima tiene una gran influencia en cómo nos sentimos y cómo actuamos en todos los ámbitos de nuestra vida.

Por supuesto, el desempeño y rendimiento laboral no son ajenos a esa influencia.

Página 3 de 3

Buscar en la web

Más leídos Desarrollo Profesional

Go to top