Cómo ser emprendedor y triunfar en el intento

    Cómo ser emprendedor y triunfar en el intento © Depositphotos.com/Ra2studio

    Crecemos educados en el miedo a ser diferentes y atrevidos, y precisamente en ello reside el secreto o la fórmula para salir adelante en la vida.

    El mundo está lleno de triunfadores que hicieron oídos sordos a los “no puedes, no debes, no es momento, no sabes…” y se lanzaron a conquistar su sueño.

    Mientras, otros, con buenas ideas y buenas neuronas, no supieron sacar adelante sus proyectos. ¿La razón? No creyeron en ellos ni en sus proyectos.

    Cómo ser emprendedor y triunfar en el intento

    “Si otro puede, tú también”. Los genios y los triunfadores tienen en común la rebeldía, así como el desatender a los agoreros y a todos esos asustados que usan el terrorismo psicológico para hacer desistir a la gente de sus proyectos.

    Animo a la gente a creer en ellos como nadie creerá, y a intentarlo. Una persona que crea una empresa es un emprendedor, pero también debe ser aventurero, visionario y atrevido para alcanzar a ver lo que otros no ven y atreverse a poner en práctica ideas novedosas.

    Es más, un emprendedor ha de crear equipo: rodearse de buenos profesionales que sean excelentes en lo que él no es y dejarles hacer (la libertad y la posibilidad de participar y de aportar la singularidad de cada uno motivan mucho).

    Un buen mánager convierte un equipo mediocre en uno de élite. Un mal mánager con un equipo excelente está abocado al fracaso: los desmotiva.

    Un emprendedor ha de saber seleccionar a sus colaboradores, pedir lo que ofrece y ofrecer lo que pide. Todos llevamos un triunfador dentro, sólo necesitamos una oportunidad para mostrarlo.

    Genialidad versus imitación

    La mayoría de las personas no usan su genialidad para triunfar sino que imitan a los que, en su opinión, triunfan o han triunfado o parecen haber triunfado. O sea, les imitan en vez de crear algo original usando sus propias capacidades.

    Diferénciate: tu genialidad es singular

    En tu genio está el secreto. Si te empeñas en ser como los demás es porque no crees en ti, y si no crees en ti pertenecerás a la masa mediocre sin posibilidades de despuntar excepto haciendo lo que hacen los demás.

    Desarrollo-Como-ser-emprendedor-y-triunfar-en-el-intento1Eso suele funcionar un rato, pero una vez te diluyas en la masa, o rebajas tus precios o no lograrás clientes.

    Si ofreces lo que ofrecen otros con igual o peor calidad, sólo podrás competir en precio. Atraer a clientes por el tema precio es muy peligroso comercialmente hablando, puesto que quienes se acercan a probar o comprar un producto o servicio por su precio no están interesados en convertirse en clientes sino en obtener ese producto al menor coste posible.

    Una amiga mía que tiene un centro de estética probó a apuntarse a una web de ofertas. Le llovieron los clientes. Resultado: ninguno continuó como cliente a pesar de que ella es una excelente profesional. Riesgo: descuidar a la clientela fiel.

    Un buen profesional que cree en sí mismo reserva sus energías para clientes que puedan apreciar su buen hacer profesional. Si rebajas tus servicios, los demás lo percibirán como que o bien estás desesperado porque no crees en ti, o bien no tienes un buen producto; por eso está rebajado.

    Si eres un buen profesional con un buen producto, apuesta por ti. Posiciónate y permanece ahí. Una cosa es tener ojo para los negocios y saber hacer ofertas y otra es regalarse o no apreciarse.

    En España se es muy dado a querer obtener las cosas gratis (ni la Seguridad Social es gratis, pero la gente no lo percibe así). Quizá ello deriva en la situación de no defender el trabajo propio, el no valorarse a uno mismo y a lo que hace.

     

    Yo soy muy yanqui attitude: quiero decir que tengo muy claro que valgo, y que así debo hacerlo ver.

     

    Un Ferrari que se vendiese a precio de 600 no sería un Ferrari; sería un fraude. Con este posicionamiento hay muchos profesionales: si verdaderamente se es un Ferrari, ¿cómo es que se tiene precio de 600? Sólo caben dos respuestas, a saber: a) es un fraude o b) tiene depresión profesional.

    Nunca te negocies a la baja a no ser que quieras ser percibido como un producto made in China (está claramente posicionado en la imaginería social como baja calidad, imitación, componentes químicos nocivos…).

    Todos tenemos un posicionamiento social, tanto en lo personal como en lo profesional. Dependiendo de la percepción que quieras para ti deberás cultivar tu calidad de una forma u otra.

    Si estás empezando no hagas creer que eres un senior, o sea, que ofreces madurez, experiencia o profesionalidad, porque en cuanto tus clientes se den cuenta de que no es así huirán despavoridos.

    Que en Facebook tengas muchos seguidores y les parezcan guay los mensajitos, frasecitas, artículos e ideas que cuelgas (la mayor parte de las veces se toman prestadas de otros) no significa que luego te perciban como un producto de calidad por el que merezca la pena pagar.

    Incluso percibiéndote como tal, si les acostumbras a darles ideas gratis es muy probable que, cuando haya que pasar por caja, no quieran.

    Así es el mundo de los no cost (que no es lo mismo que low cost, bajo coste).

     

    Pero del low cost al no cost hay un paso: la baja o poco autovaloración que la gente tiene de sí misma.

     

    Y si uno no se valora, tampoco valora lo de los demás.

    IMPRESCINDIBLES

    1) El líder nace, el mánager se hace.

    - Imprescindible saberte dirigir a ti mismo para poder dirigir a los demás: si sabes ser un buen mánager, tendrás el 90% logrado. Para el 10% restante podrás contratar a un buen profesional.

    - El buen mánager diferencia al colaborador mediocre del excelente.

    - El buen mánager sabe hacer negocios y negociar.

    - El buen mánager sabe empatizar y lidergar (liderazgo del managment).

    - El buen mánager crea sinergias cruzando puntos fuertes con puntos débiles entre sus colaboradores y él.

    2) Capacidades imprescindibles para maximizarte

    - Autenticidad

    - Valentía

    - Esfuerzo

    - Voluntad

    - Fe

    - Persistencia

    - Atrevimiento

    - Competencia y ganas de competir

    3) Los ganadores siempre tienen un plan

    - La importancia de definir una meta.

    - Los perdedores siempre tienen una excusa.

    - Se acabó el acuséiner y el quejéiner

    - Y empezó el sentido común.

    4) Todos somos un producto

    - Sácate partido usando tu lado bueno.

    - Si no eres carismático, al menos cree en ti y serás un imán.

    - Meritocracia: el seguro contra la crisis.

    - Si quieres, hallarás la manera de poder: “Si otro puede, tú también”.

    - Si tú solo no puedes o no quieres, crea un equipo ‘A’: ofrece lo que pides y viceversa.

    © Rosetta Forner

    Consultas online Coaching Rosetta

     

    Buscar en la web

    Más leídos Desarrollo Profesional

    Go to top