Estarás de acuerdo conmigo en que todas las personas tenemos muchas razones para quejarnos.

Nuestros bolsillos no están tan llenos como querríamos, los políticos parece que intentan llevarnos la contraria neciamente con cada nueva ley, las 24 horas del día no son suficientes para hacer todo lo que nos gustaría hacer…

¿Has tenido que trabajar en equipo alguna vez? ¿La organización en la que trabajas fomenta el trabajo en equipo? ¿Has pensado en todo lo que te aporta? ¿Y en el esfuerzo que supone? ¿Alguna vez lo has visto como una forma de crecimiento personal?

Pues lo es, y si sigues leyendo lo entenderás.

El diálogo interno es esa vocecita que te acompaña a todas horas, desde que te levantas hasta que te acuestas, cuando estás en el trabajo, en casa o en las playas del Caribe.

Cuando estás cocinando, conduciendo e incluso haciendo el amor. Es la voz de tus pensamientos, con la que condicionas tu mundo y creas tu propia realidad.

Quizás te resulte contradictoria la pregunta del título del artículo, o quizás pienses que no se puede conseguir dicho objetivo.

En cualquier caso te invito a seguir leyendo y a reflexionar conmigo sobre esta cuestión.

Si eres de los que todavía piensan que los hombres no lloran, que sentir miedo es de cobardes y que los mensajes de amor son ñoñerías, lee con atención lo que te voy a contar.

Ya va siendo hora de que entiendas la importancia de expresar los sentimientos.

Página 6 de 8

 

 

Go to top