En la sociedad en que vivimos, la palabra “soledad” tiene muy mala prensa.

La pobrecita está muy mal vista y todo el mundo parece que huye de ella; en cambio, unos pocos han descubierto su lado tierno, amable y cautivador.

La soledad no siempre tiene que ver con el sentimiento de tristeza y la falta de compañía. Hay personas que encuentran en la soledad una sensación muy cercana a la libertad.

Según la Real Academia de la Lengua Española (RAE), algo excelente es aquello que sobresale en bondad, mérito o estimación. ¿Haces las cosas de forma excelente? ¿Eres de los que piensan que las cosas bien hechas cuestan más pero merecen la pena? ¿Te gusta esforzarte y dar siempre lo mejor?

No se trata de manías, obsesiones o perfeccionismo, sino de buscar la excelencia personal.

Si hay algo de lo que podemos aprender en esta vida, es de nuestros propios miedos. Ellos son una importante fuente de sabiduría y nos orientan hacia donde debemos enfocarnos para conocernos mejor.

Quien se enfrenta a un miedo, se conoce mejor y tiene más opciones de respuesta ante futuros temores.

¿Te cuesta celebrar tus éxitos? ¿Crees que los logros del día a día son poco valiosos? ¿Alguna vez te has sentido fatigado por hacer y hacer sin obtener valoración?

Si no sueles celebrar tus éxitos y te cuesta reconocerlos, te recomiendo que sigas leyendo.

En este artículo te darás cuenta de que celebrar tus éxitos es una manera idónea de crear una tendencia positiva que te ayude a ser más eficaz.

En el primer artículo sobre niños enfermos hablábamos de la importancia del papel de los padres cuando alguno de sus hijos padece una enfermedad. Convertirse en un apoyo y ser un ejemplo de valentía y coraje es la mejor de las opciones para ayudar a los pequeños, aunque esto no resulta tarea sencilla.

Página 4 de 8

 

 

Go to top