¿Cuántas veces has soñado en decirle a tu jefe que te vas? ¿Cuántas veces has deseado dejar la ciudad e irte a vivir a un pueblecito en la montaña? ¿Cuántas veces has pensado lo feliz que serías si…?

Quizás ha llegado el momento de dejar de la lado los miedos, las excusas y vivir la vida que quieres vivir ¿o no?

Una cosa está clara: a todos nos gusta sentirnos queridos.

Lo curioso de esto es que cada individuo se siente querido de una forma singular. Cada persona tiene una forma única de amar y también un concepto único de cómo sentirse amado.

No todo el mundo es consciente, pero no por ello deja de ser así.

La ira es una emoción normal en el ser humano cuando éste se siente amenazado o frustrado. Sin embargo, no todas las personas la expresamos de la misma manera.

Si crees que tu ira está afectando a tu vida y empeorando tus relaciones, es el momento de ponerte manos a la obra y empezar a controlarla.

Saber decir que no ante peticiones contrapuestas a nuestras necesidades o intereses es una habilidad que nos ayudará a sentirnos mejor, a ser más respetados y que aumentará nuestra autoestima.

Este artículo nace tras la lectura del libro Un lugar llamado destino de Javier Iriondo, un hombre humilde, cercano y sobre todo inspirador.

El miedo a no ser suficiente es uno de los temas principales que se trata en el libro y estoy de acuerdo con él en que es una verdadera lástima que tantas personas se queden atrapadas en este tipo de pensamientos.

Página 3 de 8

 

 

Go to top