Entrénate en disfrutar

    Entrénate en disfrutar © Depositphotos.com/Iakov

    Imagina que en tu día a día disfrutases realmente de tus quehaceres y de tus relaciones. Vivirías una vida llena de energía, emociones y entusiasmo.

    Cada día sería una nueva aventura esperando a ser vivida. Aunque parezca utópico,el disfrute se puede entrenar para que a tu ritmo te conviertas en un experto en saborear la vida.

    Te propongo que te apuntes al gimnasio para que aumentes tu musculatura y tus habilidades para convertirte en un maestro del disfrute.

    Entrénate en disfrutar

    Recuerdo el día en que en mi formación de PNL trabajamos los valores como guías que nos ayudan a orientarnos en el viaje de la vida.

    Me impactó mucho que, de todos los trabajados, el más importante fuera el disfrute. Esto cambió para siempre mi visión de la vida.

    Disfrutar se convertía en el eje principal de una historia que yo escribiría para vivir una vida llena de diversión, aprendizaje y experiencias intensas.

    Desde entonces, siempre que me veo ante situaciones difíciles, que no me atraen o que me gustaría evitar pero no puedo, me planteo la siguiente pregunta: ¿Cómo lo podría hacer disfrutando del proceso?

    Las respuestas, cuanto más entreno, más fácilmente llegan. Si me pregunto el “cómo”, estoy en el nivel de las habilidades y sólo se trata de encontrar de forma creativa la solución más adecuada.

    Esto ya es, en sí mismo, interesante y divertido. Además, fomenta la responsabilidad entendida como “la habilidad de dar respuesta”.

    Aprende a disfrutar en cada momento

    Ahora mismo, siempre que he de esperar en alguna cola, me paro a pensar en lo afortunado que soy por poder tener tiempo para estar en ella y me imagino que disfruto de unas mini-vacaciones.

    De esta manera, el tiempo se me pasa mucho más rápido y quienes me atienden se sorprenden de que me presente con una amplia sonrisa.

    La próxima vez que te encuentres en una de estas situaciones, puedes hacerte la misma pregunta y jugar con las respuestas a las que llegues.

    Si te fijas te darás cuenta de que es así es como naturalmente los niños juegan, aprenden, se relacionan y, en definitiva, viven. Se entregan en lo que hacen, lo dan todo y, por ende, disfrutan.

    Si no es así, ten por seguro que te lo harán saber, pues los niños no entienden que no se pueda disfrutar de una situación.

    Por el contrario, es muy difícil convencer a un niño de que haga algo si sabe que no lo disfrutará o que le disgusta, pues simplemente no está en su naturaleza. 

    Transforma tu percepción

    Para los que ya no somos niños, siempre tenemos la opción de transformar nuestra percepción de la realidad de manera que veamos el lado positivo que nos permita disfrutar de la misma.

    Te lo puedes plantear como un reto: ¿Serías capaz de disfrutar de un atasco? ¿Cómo harías para divertirte con tu próximo encargo laboral? ¿Y con las tareas de la casa?

    Cuando disfrutas realmente de las actividades que llevas a cabo, das lo mejor de ti y eres un mensaje de alegría y entusiasmo para tu entorno.

    Como ya sabrás, somos parte de un sistema; por tanto estarás siendo una grata influencia para el mismo que seguro que será recompensada.

    Esto te llevará a una retroalimentación positiva que hará que mejores tu disfrute día a día.

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Como-vencer-el-desamor

    Gonzalo Consultas online Desarrollo Personal

     

     

    Go to top