Cómo simplificar el cambio personal: los niveles neurológicos

    Cómo simplificar el cambio personal: los niveles neurológicos © Depositphotos.com/Kwest

    El esquema de los niveles neurológicos proviene del campo de la Programación Neurolingüística (PNL), y sirve para simplificar y guiar la gestión del cambio personal.

    Es un modelo que explica cómo los cambios se organizan por niveles y como éstos interactúan entre ellos. Cuanto más ascendamos en los niveles, más profundo será el cambio que estemos realizando, además de que un cambio en un nivel afecta a todos los situados por debajo.

    Veamos cómo funciona.

    Cómo simplificar el cambio personal: los niveles neurológicos 

    Para empezar, he aquí una breve explicación de los diferentes niveles, empezando por el más bajo

    - Entorno: Es el contexto en el que realizas una determinada actividad. Responde a las preguntas dónde, cuándo y con quién.

    - Conductas: ¿Qué es lo que haces? Se refiere concretamente al comportamiento que llevas para realizar dicha actividad.

    - Habilidades y capacidades: ¿Cómo lo haces? Éste es un nivel más profundo, en el que tus habilidades determinan tu comportamiento.

    - Creencias y valores: Responde al por qué de la situación y está basado en las creencias y valores personales.

    - Identidad: ¿Quién eres? ¿En quién te conviertes si haces algo? ¿Y si lo dejas de hacer? Éste es ya un nivel superior y por lo tanto con gran poder sobre todos los demás.

    Otro concepto interesante de la PNL es la congruencia, que tiene que ver con la alineación de los niveles neurológicos.

    Si quieres hacer un cambio personal, ten en cuenta que sólo será duradero si está alineado con tus niveles neurológicos.

    La importancia de ser congruente para conseguir los cambios

    Piensa en una persona deportista y sana. Si su entorno le presiona para que comience a fumar, ¿en qué basará su decisión?

    Si hace deporte (nivel de conducta) porque está de moda y así puede pasar tiempo con sus amigos (nivel de entorno), probablemente comience a fumar (nivel de conducta).

    En cambio, si hace deporte porque la salud es un valor importante para él (nivel de creencias), se reconoce como una persona activa y saludable (nivel de identidad) y le gusta practicar ejercicio (nivel de habilidades), probablemente lo rechace.

    Si alguien quisiera dejar de fumar (conducta) le convendría hacer una alineación de niveles neurológicos para entender si el cambio que busca es congruente.

    Si es una persona que estima la salud (valor) y cree que es capaz de superar el reto (creencias), se pondrá a ello con bastantes garantías de éxito.

    Por el contrario, alguien que sólo se enfoca en la conducta (dejar de fumar) y no se fija en los demás niveles tendrá mucho más complicado alcanzar su objetivo. Sus niveles neurológicos estarán desalineados y no será congruente.

    Recuerda que los cambios no serán duraderos si los diferentes niveles no están alineados. Ten en cuenta también que un cambio en un nivel afecta a los situados por debajo.

    ¿A qué cambios podrías aplicar la alineación de niveles neurológicos? 

    Seguir a EL PORTAL DEL HOMBRE

     

     

    Go to top