En el gimnasio, ¿máquinas guiadas o peso libre?

    En el gimnasio, ¿máquinas guiadas o peso libre? © Depositphotos.com/Kzenon

    Cuando acudes al gimnasio, sea cual sea el objetivo de la sesión que vayas a realizar (tonificación, rehabilitación, hipertrofia…), ¿qué utilizas? ¿Máquinas que te guían en el movimiento que tienes que realizar? ¿O usas mancuernas o peso libre y otros aparatos que permiten mayor control y rangos de movimientos?

    En el gimnasio, ¿máquinas guiadas o peso libre?

    1- Peso libre/mancuernas

    Cuando se realiza un ejercicio con peso libre, el movimiento implica a músculos agonistas (los que se pretende trabajar), antagonistas (producen una fuerza contraria a los  agonistas) y sinergistas (ayudan a los agonistas a realizar el movimiento).

    Con esto podemos observar que el trabajo con el peso libre implica a un gran número de músculos o grupos musculares, dado que el cuerpo tiene que ir corrigiendo los movimientos que se realizan, mientras que en las máquinas sólo tienes que preocuparte de realizar el movimiento que ésta te guía, sin opción de poder variar el movimiento.

    Otro punto a favor del trabajo con peso libre es el factor nervioso implicado en el movimiento, porque cuando se entrena se establecen unas conexiones neuro-musculares con las fibras musculares implicadas, como proceso de adaptación a la ganancia de fuerza.

    Al implicar las máquinas una menor activación muscular en el movimiento, se establecerán menos conexiones neuro-musculares.

    Cabe resaltar que el peso libre no implica solamente el uso de pesas, sino también ejercicios con poleas, balón medicinal, sacos, el propio cuerpo…

    Lo que permite una gran variedad de ejercicios y un alto nivel de adaptación a la vida cotidiana, pero requiere de una gran atención y conocimiento para su práctica.

    2- Máquinas guiadas

    Las máquinas de pesas que se pueden encontrar en los gimnasios ofrecen al cliente una manera distinta de entrenar que con el peso libre.

    Tienen unas  características propias:

    1.- Son muy aconsejables para los principiantes, porque la máquina te guía con el movimiento que se tiene que hacer. De ese modo se puede aprender cómo son los movimientos, aportando una mayor seguridad y estabilidad en cada ejercicio.

    2.- El movimiento está limitado por la máquina, cosa que ayuda a que el peso no se descontrole o se vaya hacia ningún lado, y el movimiento esté así más controlado.

    3.- Respecto a la técnica, muchos autores defienden que los principiantes empiecen con las máquinas guiadas, porque la técnica se hará más correcta que con peso libre.

    Se puede decir que las máquinas son elementos fáciles de usar porque el movimiento que permiten hacer está controlado, evitando ángulos y rangos de movimiento peligroso para las articulaciones.

    Como conclusión podemos decir que tanto los ejercicios con máquinas guiadas como los de peso libre tienen sus pros y sus contras, y nada es mejor o peor. La riqueza de un entrenamiento está en su flexibilidad, así que no lo dudes y ponte a ello.

    Ahora bien, personalmente recomendaría a un principiante en el mundo del gimnasio la utilización de máquinas guiadas para aprender la correcta ejecución de la técnica, y más adelante con el conocimiento adquirido pueda pasar al peso libre. 

    Entrenador personal online Juan Calvo

    Buscar en la web

    Go to top