Entrena por las mañanas y pierde peso

    Entrena por las mañanas y pierde peso © Depositphotos.com/Baranq

    La comunidad médica, los profesionales de la actividad física y el deporte, los sociólogos y otras tantas agrupaciones informan del aumento de la obesidad de la población.

    Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda combinar ejercicio y dieta como método para promocionar la salud y mejorar la condición física.

    Por esto, muchos buscamos fórmulas para conseguir reducir tejido adiposo en la búsqueda de una mejora de la salud.

    Entrena por las mañanas y pierde peso

     ¿Pero cuándo? Una de las mejores maneras de conseguir este objetivo es realizar "ejercicio mañanero". Y es que comenzar el día con ejercicio nos va a reportar muchos beneficios.

    A lo largo del día van surgiendo imprevistos, complicaciones y compromisos que habitualmente nos impiden hacer ejercicio. Hacerlo a primera hora de la mañana nos ayudará a sentirnos auto-realizados, previniendo conflictos con nuestra agenda del día.

    Además, con la liberación de endorfinas provocada por el ejercicio conseguiremos eliminar la ansiedad y mejorar nuestro estado de ánimo.

    Pues bien, una vez elegido el momento, ¿desayunamos o no desayunamos? Pues dependerá mucho de la persona, el objetivo, la actividad, la duración del ejercicio, etc.

    Si lo que vamos a hacer es ejercicio aeróbico para perder grasa, una estrategia puede ser la incorporación del ayuno controlado.

    Lo que dicen los estudios

    Algunas investigaciones explican cómo posteriormente a las 12 horas de ayuno se da el escenario idóneo para obtener los mejores resultados en la quema de grasas:

    - Un estudio de N. Macmillan (2009) concluye que una sesión de 30 a 60 minutos de duración, con una intensidad moderada (para la utilización de grasa) y que corresponda con un 75% de la frecuencia cardiaca máxima, hará que cerca de la mitad de la energía utilizada provenga de las reservas de triglicéridos corporales, lo que implicará una oxidación de 0,5 a 0,8 gramos de grasa por minuto.

    Por tanto, realizando ejercicio aeróbico en las primeras horas de la mañana después del ayuno facilitaremos perder esos kilos que nos sobran.

    - En los ejercicios de alta intensidad (como los trabajos con pesas o las actividades interválicas de alta intensidad) hay una mayor discusión.

    Aquí se tienen como fuente energética principalmente las reservas de glucógeno, y pueden ser utilizadas para perder la grasa, pues con los depósitos bajos de glucógeno y el aumento del nivel de las catecolaminas vamos a poder lograr la quema de grasas como fuente de energía en el post-entrenamiento.

    Así pues, durante los ejercicios de HIIT (alta intensidad) no se hace necesario el ayuno, porque una ingesta de unos 25 gramos de carbohidratos puede favorecer una mayor y mejor utilización del glucógeno durante la actividad y por tanto una mayor oxidación de grasa después de la sesión.

    No obstante, también hemos de hacer públicos los efectos de esta práctica; de ahí la importancia de un mínimo control por parte de un especialista.

    Entre los inconvenientes que podemos encontrar si no lo hacemos de manera adecuada están el descenso del rendimiento, un posible riesgo de hipoglucemia y el favorecimiento del catabolismo proteico.

    Ya para despedirme y al margen de la puesta en práctica o no del ayuno antes de la realización de actividad físico-deportiva, lo que sí espero es que cada uno saque sus propias conclusiones con eso de: "Al que madruga… desayuna”.

    ¡Compártelo si te ha gustado!

    Seguir a EL PORTAL DEL HOMBRE

    Jorge de Libano

    Buscar en la web

    Go to top