Cinco principios del entrenamiento olvidados por "Osmineitor", el entrenador de famosos

    Como los diez mandamientos para el obispo, los entrenadores personales tenemos nuestras leyes que aseguran los objetivos de nuestras programaciones físicas mediante unos métodos seguros, efectivos y basados en la ciencia que se ha ido desarrollando en este sector durante el último siglo.

    Es difícil, por no decir imposible, encontrar un entrenador mínimamente cualificado que no conozca estos principios.

    A continuación te voy a mostrar los cinco principios más peligrosos que olvida nuestro “fantástico” entrenador de famosos, Osmin, y que siempre deberás exigirle a tu entrenador personal.

    Cinco principios del entrenamiento olvidados por "Osmineitor", el entrenador de famosos

    1.- Principio de la calidad de ejecución óptima en los ejercicios

    Aquel en el que cuando pides diez flexiones consigues ver la técnica correcta en alguna de ellas… Es muy importante realizar una buena técnica de cada ejercicio para evitar lesiones a corto plazo o, lo que puede ser mucho más peligroso, a largo plazo.

    2.- Principio de la creación de fundamentos orientativos óptimos para realizar la actividad de forma planificada

    Sin éste no sería posible el anterior: es necesaria una educación previa de nuestro cliente para la realización correcta de los ejercicios y el entrenamiento. No es un buen método ir a casa de tu cliente y llevártelo a correr, saltar, hacer flexiones o pegar patadas a muros sin previo conocimiento. Es necesario un entrenamiento previo que le enseñe a realizar estas tareas sin lesionarse, de forma mucho más pausada y tranquila.

    3.- Principio de la dinamización psicofísica óptima

    Es el principio con el que el entrenador trabaja para que la realización de todos los entrenamientos que hemos citado y que vendrán se realicen con la motivación y condición física necesaria.

    Así se evitan sentimientos como la culpabilidad o la inseguridad en uno mismo, que pueden llevar a una mala experiencia deportiva, abandono o, en los peores casos, a la depresión.

    Por esto, los gritos de menosprecio son ejemplos contrarios a este principio.

    4.- Principio de la individualización

    Uno de los más importantes y que otorgan una razón de ser al entrenador personal. Este principio nos dice que el entrenamiento debe ajustarse a las características del deportista.

    Es decir, no existe la receta mágica para todos: cada cliente es único y el entrenador se encarga de elaborar un entrenamiento único y diferente como tal para él.

    No hay entrenamiento generalizado, como correr por encima de todos los obstáculos que encuentres por la calle y comer cada día pescado, agua y ensalada.

    5.- Principio del mantenimiento y refuerzo de la salud

    Claro principio suprimido si se falta a alguno de los anteriormente nombrados y que, además, podemos ver con claridad en nuestro querido programa.

    En él se anima a personas sedentarias a perder 15 kilos en un mes, olvidando el máximo recomendado (4 kilos mensuales) para evitar problemas cardiovasculares o el efecto rebote. Por ello no intentéis adelgazar más de la cuenta o volveréis igual de rápido que habéis ido.

    Sin embargo, como muestra la carta mandada desde la National Strenght and Conditioning Association (NSCA) a los responsables de la cadena emisora de este programa y que podéis encontrar fácilmente en una búsqueda de Google, es cierto que en este programa se encuentran valores positivos como la constancia, la fuerza de voluntad o el esfuerzo, que pueden ser aprovechados por todos. No obstante, éstos son necesarios para todo objetivo de la vida, y no únicamente para adelgazar.

    Finalmente, te aconsejo que si quieres ponerte en manos de un entrenador personal te asegures de que está plenamente cualificado y de que se sabe todos estos principios tan bien como tú.

    También te interesará: 

    - Cómo evitar lesiones en el gimnasio: la importancia de la técnica

    - Pon un buen entrenador personal en tu vida

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Seguir a EL PORTAL DEL HOMBRE

    Buscar en la web

    Go to top