¡Organiza tu rutina!

    Organiza tu rutina Fotografía Manuel Bono http://www.bonofotografia.com

    Octubre: un mes de vuelta a empezar. Pero ¿por dónde comienzo?

    En la vorágine que supone el inicio de una nueva etapa o la continuación de aquella que dejamos antes de este corto y caluroso verano, nos preguntamos qué nos tendrá preparado este año la rutina.

    Trabajo, estudios, viajes, amigos, familia y… deporte. Queremos hacerlo todo y no sabemos por dónde empezar. Desde EPDH voy a intentar echarte una mano, o las dos…

    ¡Organiza tu rutina!

    Vamos a organizar la rutina antes de que ella nos organice a nosotros. ¡Lo primero que te recomiendo es coger papel y lápiz y enfrentarte a la realidad!

    A continuación dibújate un horario semanal, en el que anotarás todas tus obligaciones como trabajar, ir a clase, estudiar, formarte, comer…

    Puede parecerte una tontería, pero esto te ayudará a ver sin agobios ni preocupaciones tus obligaciones y el tiempo real del que dispones.

    Muchas veces nos olvidamos de la importancia que tiene dedicar un tiempo a nuestras comidas, al reposo o al deporte… y nuestra mente no nos permite conocer el tiempo que tenemos para nosotros.

    ¿Ya has organizado tu horario?

    ¡Bueno! Espero que ahora ya puedas encontrar las horas que te quedan libres. ¿Qué te parece si anotamos nuestros días para hacer deporte?

    Según el American College of Sport Medicine (ACSM), tienes suficiente con 60 minutos en una o varias sesiones al día, de intensidad moderada, durante dos o tres días a la semana.

    Examina tu horario y fija qué momentos dedicarás al deporte. Así no fallaras a tu cita con tu cuidado físico y psicológico.

    Es importante que tengas en cuenta el momento de activación: no influye de igual manera en nuestro cuerpo realizar ejercicio físico por la mañana, a mediodía, por la tarde o por la noche.

    Cuándo entrenar

    Yo te recomiendo que aproveches las horas libres de la mañana o bien las horas menos calurosas de la tarde sin dejar que caiga la noche. El motivo es simple: la calidad del sueño.

    Según algunos estudios científicos, la baja calidad del sueño es una de las principales consecuencias negativas de realizar deporte tres o cuatro horas antes de acostarse.

    ¡Bien! Finalmente, deberás haber obtenido un horario semanal que servirá de guía y que funcionará como eliminador de excusas.

    ¡Es hora de empezar la rutina! Espero que este artículo te haya recordado la conveniencia de la organización, que seguro que ya conocías.

    Apuesto a que sólo necesitabas un par de consejos para ponerte manos a la obra. Te deseo un gran comienzo de etapa.

    Recuerda que la práctica de actividad física mejora tu vida y la de tu entorno.

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Seguir a EL PORTAL DEL HOMBRE

    Buscar en la web

    Go to top