Comedores escolares y sociales: el drama de muchos niños este verano

    Comedores escolares y sociales: el drama de muchos niños este verano © Depositphotos.com/Zurijeta

    Unos 500.000 niños en España se quedarán sin poder comer este verano debido al fin de las becas de los comedores escolares. Muchos padres tienen que recurrir a comedores sociales para poder alimentar a sus hijos, una opción que se multiplica durante esta época del año. Tanto si estás en esta situación como si no, conoce cómo puedes colaborar.

    Comedores escolares y sociales: el drama de muchos niños este verano

    Este mes de junio se produce uno de los peores dramas para muchos niños y familias: las becas para los comedores escolares se terminan, y muchos padres no tienen cómo dar de comer a sus hijos.

    No es algo nuevo: ocurre cada verano, precisamente en este mes cuando terminan unas becas de comedor que asisten a miles de niños a lo largo de todo el curso.

    Ahora es cuando aparecen los verdaderos problemas y hay que buscar soluciones de inmediato.

    La afluencia de comedores sociales

    Son muchos los padres que ruegan y exigen a los ayuntamientos de diversas ciudades e instituciones de las comunidades autónomas que se abran los comedores escolares durante el verano, que se otorgue cualquier tipo de beca o ayuda para las familias necesitadas, o cualquier otra opción que pueda servir para alimentar a los niños que no pueden optar a comida durante esta época.

    Sin embargo, no todas las organizaciones ofrecen ayudas, y muchas familias tienen que buscar otra salida. La más habitual suele ser los comedores sociales, cuya asistencia se multiplica durante este mes.

    Por ejemplo, el número de niños que acude a la Casa Caridad de Valencia en junio es tres veces mayor que en cualquier otro mes del año.

    Existen muchos centros sociales y comedores municipales que podrán ayudaros en caso de que lo necesitéis.

    Todos los padres podéis colaborar

    Las familias en riesgo de pobreza no tienen otra opción que acudir a estos centros. Para muchos padres supone un ejercicio muy duro el que su hijo no disponga de comida y tengan que buscar otros recursos.

    Hay que entender que lo primero siempre es la salud de los niños, y más allá de sentir vergüenza o de la crudeza de la situación, acudir a un comedor social se ha convertido en realidad para muchas familias, a las que quizá habría que ayudar de alguna otra forma.

    Si, por el contrario, podéis permitiros el comedor escolar durante todo el año, no olvidéis que quizá el compañero del pupitre de al lado de vuestro hijo no pueda hacerlo y su alimentación esté corriendo peligro.

    Podéis ayudar a estos niños a través de donativos y colaboraciones, como las becas Educo o la plataforma change.org.

    Se trata de un concepto puramente psicológico: la empatía. Ponerse en el lugar del otro y entender su situación con el fin de poder ayudarle de la mejor forma posible, como si lo que le ocurre te pasara a ti mismo.

    El siguiente vídeo muestra la realidad de muchas familias en España y otros muchos países del mundo, la dureza de la pobreza infantil y de la pobre alimentación de muchos niños. Si tu hijo necesita esta ayuda, no dudes en buscar cualquier alternativa.

    Pero si no estás en esta situación, no creas que no puedes hacer nada al respecto.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compartir es vivir!

     

     

     

    Go to top