Hijos de padres separados

    Hijos de padres separados © Depositphotos.com/SimpleFoto

    Según informaba la edición digital del diario El Mundo en marzo de 2013, a lo largo del año 2011 se celebraron un total de 163.338 bodas en nuestro país.

    Al mismo tiempo, la media de rupturas matrimoniales anuales de los últimos tiempos era de 116.365. Hay casi tantos matrimonios constituidos como disueltos.

    Detrás de estos números encontramos personas, parejas en concreto, cada una con su propia historia, y, en muchos casos, con hijos que inevitablemente terminan por verse envueltos en los asuntos de sus padres.

    Hijos de padres separados

    Todo divorcio afecta a los hijos, pues conlleva un cambio de vida al que toca acostumbrarse.

    Eso sí, el proceso podrá ser leve o traumático dependiendo de cómo afronten los adultos esa nueva realidad.

    Ni qué decir tiene que puestos a elegir, para un niño es mucho mejor tener a sus papás felices aunque estén separados que viviendo bajo el mismo techo en estado de guerra.

    Tras el divorcio, las vidas de los progenitores tomarán caminos diferentes.

    Pese a ello, los hijos seguirán siendo un punto de unión obligado durante muchos años.

    En ciertos casos, alguno de los padres delega la educación en su expareja, desvinculándose de la gestión cotidiana.

    En otras situaciones más afortunadas ambos se interesan y se implican, pese a sus diferencias y rivalidades, sabiendo que los hijos son una responsabilidad irrenunciable.

    A todos ellos les propongo unos consejos de sentido común psicológico:

    Los niños necesitan sentirse queridos por ambos progenitores

    Como antes apuntábamos, recuerda que tu hijo necesita unos padres que le quieran, al margen de que la relación de los adultos haya terminado.

    No te sientas culpable en absoluto por haberte separado.

    A la hora de negociar con tu ex sobre asuntos de vuestros hijos en común, mentalízate en dejar vuestras diferencias personales al margen.

    Es muy fácil contaminar la conversación con rencillas y, a partir de ahí, generar enfrentamiento.

    Si, pese a ello, tu expareja busca problemas, piensa en tu hijo y no entres al trapo. Una retirada a tiempo es una victoria.

    Si tenéis un convenio regulador firmado, haz que se cumpla. Si no, consulta con la policía de qué manera pueden ayudarte a que tu ex lo respete de una forma discreta.

    No excluyas a tu nueva pareja estable: formáis una nueva familia

    Si tienes una nueva pareja estable no la excluyas de la vida cotidiana por el simple motivo de que no sea familia consanguínea de tus hijos.

    Sois una nueva unidad familiar y tu pareja ha de estar a tu nivel. Olvídate de si es o no su progenitor: a efectos cotidianos eso da igual.

    Si tu ex trata de poner a tu hijo en tu contra o intenta llevar a cabo cualquier juego sucio, mantén una actitud coherente.

    No puedes evitar el mal comportamiento de tu ex, pero sí puedes contrarrestarlo siendo un buen referente para tu hijo. Es lo que hay; con el tiempo la realidad pondrá a cada uno en su sitio.

    Si tienes dudas sobre cómo afrontar la separación y cómo gestionar la educación de tus hijos en esta nueva situación, puedes consultar conmigo a través de mi consulta online

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compártelo si te ha gustado!

     

    Banner-horizontal-articulos-Manuel

     

     

    Go to top