EL PORTAL DEL HOMBRE


¡ No te pierdas los mejores artículos y contenidos !
Síguenos en Facebook y Twitter

¿Qué tipo de inteligencia predomina en tu hijo? Las ocho inteligencias de Gardner

    ¿Qué tipo de inteligencia tiene tu hijo?: las siete inteligencias de Gardner © Depositphotos.com/Lebval

    Habitualmente asociamos el éxito con la inteligencia, pero ¿qué es exactamente la inteligencia? ¿Por qué personas tan diferentes pueden considerarse inteligentes? ¿Sólo hay una inteligencia o bien varios tipos?

    En este artículo hablaremos sobre una perspectiva diferente a la tradicional: la teoría de las ocho inteligencias múltiples de Howard Gardner. Si te apetece averiguar con qué tipo de inteligencia te identificas tú o tus hijos, continúa leyendo.

    ¿Qué tipo de inteligencia predomina en tu hijo? Las ocho inteligencias de Gardner

    Clásicamente se ha definido la inteligencia como la habilidad para responder a las cuestiones de los famosos tests de Cociente Intelectual (CI), que principalmente evalúan las inteligencias lógico-matemática y verbal.

    Atendiendo a esta puntuación se clasifica a las personas, determinando si están en torno a la media o bien por debajo o por encima de ella.

    Según esta perspectiva, dicho resultado artificialmente creado es el único capaz de reflejar la inteligencia, que consideran innata en cada individuo y relativamente estable a lo largo de su ciclo vital.

    Aunque éste es el modelo adoptado por el sistema educativo, algunos estudiosos lo consideran excesivamente restrictivo.

    Según Gardner, todos poseemos varias formas de inteligencia independientes entre ellas y susceptibles de ser entrenadas. Algunas las poseemos más desarrolladas y otras menos, creando así nuestro perfil personal de inteligencia.

    Para este autor la brillantez académica no lo es todo: más bien interesa conocer cuál es nuestro potencial personal y explotarlo al máximo para optimizar nuestro desarrollo personal y profesional.

    Pasemos a describir las ocho inteligencias propuestas por Gardner:

    1.- Inteligencia lingüística-verbal: habilidad para hablar y escribir eficazmente, comprender la lectura fácilmente, mantener conversaciones complejas y usar un amplio vocabulario.

    2.- Inteligencia lógico-matemática: capacidad de resolver problemas mediante lógica, realizar cálculos matemáticos con destreza e investigar por medio de hipótesis científicas.

    3.- Inteligencia espacial: facilidad para orientarse espacialmente, utilizar mapas, dibujar esquemas y rotar objetos metalmente visualizándolos desde diversas perspectivas. Suele desarrollarse en fotógrafos o arquitectos.

    4.- Inteligencia musical: habilidad para componer melodías, seguir ritmos, tocar instrumentos y analizar música.

    5.- Inteligencia corporal-cinestésica: capacidad de utilizar el cuerpo en movimiento para expresar emociones (danza), competir (deportes) o crear (artes plásticas); facilidad para realizar actividades que requieran fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación y/o equilibrio; habilidad para usar las manos con precisión (por ejemplo: cirujanos, escultores).

    6.- Inteligencia interpersonal: habilidad para percibir en las demás personas sus emociones, intenciones y estados de ánimo; capacidad de empatizar y relacionarse socialmente con éxito.

    7.- Inteligencia intrapersonal: facilidad para reconocer las propias emociones y regularlas adecuadamente, controlar nuestra conducta y dirigir nuestros pensamientos. Esta inteligencia implica autoconocerse y saber trabajar con uno mismo en la intimidad personal.

    8.- Inteligencia naturalista: competencia para percibir las relaciones que existen entre varias especies o grupos de objetos y personas, así como reconocer y establecer si existen distinciones y semejanzas entre ellos. Su campo de observación más afín es el mundo natural, donde pueden reconocer flora, fauna y utilizar productivamente sus habilidades en actividades de caza, ciencias biológicas y conservación de la naturaleza.

    ¿Qué educación le estamos dando a nuestros hijos?

    Esta información nos dirige hacia otro punto interesante: ¿qué educación le estamos dando a nuestros hijos?

    No todos aprendemos de la misma manera, por lo que es necesario personalizar lo más posible el aprendizaje, centrándonos en el potencial personal de cada alumno y entrenando todos sus tipos de inteligencia por igual.

    ¿Cómo hacerlo? Evaluando los perfiles de inteligencia de los estudiantes y diseñando, a partir de ellos, actividades innovadoras que permitan a cada aprendiz asimilar la materia a partir de sus capacidades, aprovechando especialmente sus puntos fuertes.

    Mientras el sistema educativo está en proceso de cambio, en casa puedes comenzar con los primeros pasos.

    ¿Te animas a usar tu creatividad para desarrollar tus ocho inteligencias y las de tus hijos?

    Te encantará leer: Claves para potenciar la autoestima de tu hijo.

    Redactora-psicologia

    Go to top