¿Cómo aceptar al novio de mi hija?

    ¿Cómo aceptar al novio de mi hija? © Depositphotos.com/Karel Noppe

    Es posible que te encuentres en esta situación: Tienes una hija adolescente, quizá aún menor de edad, y has descubierto que, desde hace semanas, sale con un chico.

    De repente, a tus ojos, ella se vuelve más vulnerable e imaginas que la suya será la peor pareja posible. Temes que, sea quien sea él, tu hija haya tomado una mala decisión.

    ¿Cómo lidiar con este asunto sin llevarlo al extremo? ¿Cómo aceptar a su nueva pareja? ¿Cómo no responder negativamente ganándote el rechazo de tu hija?

    ¿Cómo aceptar al novio de mi hija?

    En primer lugar hay que dejar claro que no trato de inculcar la obligación de aceptar incondicionalmente a cualquier pareja de tu hija.

    Lo que pretendo es que aprendas a normalizar la situación lo máximo posible e intentar darles una oportunidad antes de rechazar cualquier opción.

    Es obvio que, si la pareja supone realmente una influencia negativa (por ejemplo, si consume drogas o si tiene comportamientos desagradables), tu respuesta deberá ser actuar directamente hacia el problema.

    Una vez aclarado este aspecto, si has decidido optar por una postura positiva, lo mejor que puedes hacer al principio es tratar de mostrar interés por él. La comunicación, una vez más, es la clave.

    Tu hija tiene que ver que encaras la relación, desde su inicio, hacia la comprensión y la aceptación de la misma, no hacia la negativa y el rechazo total. Así te ganarás su confianza y, de paso, afianzarás vuestra comunicación.

    ¿De qué forma entablar esta relación? Pregúntale por el otro, por lo que significa para ella, pídele que te cuente cómo se conocieron, etc.

    Combinar la serenidad de padre y la apertura hacia su noviazgo es complicado, pero de esta forma te evitarás los “es que tú no me entiendes” o los “ya soy mayor para tomar mis decisiones”.

    Amor adolescente, amor de película

    Y hablando de la edad, es vital que entiendas que tu hija está en plena adolescencia o saliendo de ella.

    No sólo existe el cambio físico y psicológico, sino que también es el momento de las nuevas experiencias: por primera vez se verá atraída por chicos, los sentimientos fluirán y las emociones se volverán extremas.

    Además tenderá a idealizar al otro, así que no te extrañe que vea absolutamente todo positivo en su pareja: él no tiene defectos.

    Obviamente todos los tenemos, pero, en plena adolescencia, el amor se vive como en una película romántica.

    No debes ser tú quien saque a relucir los aspectos negativos de su pareja, ni intentar encontrarlos a toda costa.

    Tomar la postura de confrontación hace aparecer aspectos de la personalidad que no deben surgir, como un exceso de control por tu parte, un estilo no permisivo y autoritario o un cariz dominante y acaparador.

    Esto no hará más que empeorar la situación, por lo que te conviene abandonar cualquiera de estos excesos.

    Debes interesarte por ella y educarla como en cualquier otro aspecto de su vida, pero no limitarla y controlarla.

    Ya no es una niña, aunque tú la veas así

    Es normal que pienses cosas como “pero sí solo es una niña, hace dos días la llevaba al parque”. En estos momentos el cambio se nota mucho más de lo que realmente es.

    No ha pasado de niña a mujer en dos días: ha ido creciendo y madurando poco a poco.

    El problema es que tendemos a relacionar el amor y las parejas sentimentales con la adultez, pero es en la adolescencia cuando se inician.

    Y es más que probable que puedas recordar cómo empezó en tu caso…

    Estaremos de acuerdo: la felicidad de tu hija no tiene precio. Ahora mismo, esto es lo que le hace feliz.

    No te pongas en su contra o te etiquetará como enemigo.

    Recuerda que es muy probable que, ahora, esta relación sea primordial para ella.

    Y lo que es más importante: ten siempre en cuenta que, si la apoyas, podrá seguir confiando en ti durante esta relación y contar contigo cuando sea necesario.

    Como-vencer-el-desamor

    ¡Compartir es vivir!

     

     

     

    Go to top