Gestionar las emociones negativas del desamor: la culpa Destacado

    Gestionar las emociones negativas del desamor: la culpa

     
    Una persona que se siente culpable
    se convierte en su propio verdugo.

    Séneca

     

    La culpa es una de las emociones más negativas, ya que nos hace sentir indignos y/o avergonzados. Un sentimiento de culpa cronificado es un enemigo asegurado de nuestra autoestima y nuestro bienestar.

    Sin embargo la culpa, como todas las emociones, tiene una utilidad: llevarnos a reconocer que hemos actuado de forma equivocada y que debemos hacer cambios en nuestras actitudes y comportamientos. Lo importante es ser realistas con esa culpa, aprender a perdonarse a uno mismo y/o perdonar a aquellos a quienes culpamos.

    Algunas formas de superar la culpa:

    1.- Cambia el término de “culpa” por el de “responsabilidad”.

    2.- Pide perdón o expresa tu arrepentimiento por algunas de tus acciones, si eso te hace sentir más calmado.

    3.- Lleva a cabo las acciones necesarias para reparar los daños (si es que existen) y quedarte con tranquilidad de conciencia.

    4.- Elige un símbolo que represente la culpa (una piedra, una rama espinosa…) y carga con él todo el tiempo, sin soltarlo. Cuando creas que ya es suficiente, deshazte de él mediante el ritual que tú desees.

    5.- Haz aquellas actividades que te hagan sentir libre y útil, como acciones altruistas de voluntariado.

    Seguir leyendo:

    Gestionar la ira

    Gestionar el resentimiento

    Gestionar el miedo

    Gestionar la confusión

    Gestionar la frustración

    Ejercicio para sanar tus emociones negativas

     

    Go to top