Jorge de Líbano Sidro

Entrenador Personal Titulado

- Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

- Redactor en EPDH.

RRSS Facebook   RRSS Twitter   RRSS Linkedin

El progreso ha irrumpido con fuerza en la industria del deporte.

Hoy día parece estar extendida una "fiebre del ejercicio" que ha hecho que muchas marcas apuesten por sacar al mercado modelos tecnológicos más avanzados y a un precio asequible.

La ventaja es que esta instrumentación, que hasta hace pocos años sólo estaba destinada a grandes equipos deportivos de élite por su alto coste, hoy día puede ser usada por cualquier persona y sin tener que pedir una segunda hipoteca al banco.

¿Eres creyente? Con el paso del tiempo, el boca a boca en la repetición de frases estereotipadas relacionadas con el ejercicio ha hecho que se establezcan como válidos mitos con un pequeño principio de verdad, o directamente erróneos.

Y es que hoy día no es fácil ya diferenciar lo que es acertado de lo que no lo es.

Por las complicaciones del día a día cada vez resulta más complicado realizar ejercicio con regularidad.

Si a eso le sumamos que cada vez es más difícil elegir el momento de la semana para salir a hacer ejercicio, puesto que "suele ser el momento el que nos elige a nosotros", y que, cuando finalmente lo hacemos, es tal el dolor muscular que tenemos los días siguientes al entrenamiento que bien podría parecer que nos ha pasado por encima un tráiler de doble caja y 16 ruedas…

Al final, no nos decidimos nunca a romper con la racha sedentaria.

La comunidad médica, los profesionales de la actividad física y el deporte, los sociólogos y otras tantas agrupaciones informan del aumento de la obesidad de la población.

Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda combinar ejercicio y dieta como método para promocionar la salud y mejorar la condición física.

Por esto, muchos buscamos fórmulas para conseguir reducir tejido adiposo en la búsqueda de una mejora de la salud.

Hoy día a nadie se le escapan las ventajas que aporta llevar una vida activa y sana.

Sin ir más lejos, en 1948 la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió la salud como el completo estado de bienestar físico, psíquico y social, y no meramente la ausencia de enfermedad.

Página 1 de 6
Go to top